• fronton web lazo
Imprimir

SOBRESUELDOS E IGUALDAD DE OPORTUNIDADES

Nos hemos tenido que enterar por Internet (enlace de "Periodista Digital") de que hay un reducido y selecto grupo de compañeros en la plantilla de los Servicios Informativos que, a diferencia del resto, cobran dos veces por hacer el trabajo encomendado por la empresa. Cobran puntualmente sus contratos por trabajar. Cobran, además, su "plus de programa". Redondeando sus emolumentos con cuantiosas percepciones por "derechos de autor" emitidos desde la polémica Sociedad General de Autores de España (SGAE). Cifras que según las informaciones rondan de media los 20.000 euros anuales por cabeza (SÍ, como suena, VEINTE MIL...). O lo que es lo mismo, unos mil seiscientos euros MENSUALES.

Según “Periodista Digital" son 37 nuestros compañeros los agraciados en repartirse cifras que rondan los 800.000 euros anuales desde el año 2005. Dinero que sale del cómputo anual que las arcas de CRTVE se ven obligadas a destinar anualmente a la SGAE. Y todo mientras este año se han estado recortando pluses y ampliando funciones a sus compañeros. MIL SEISCIENTOS (al mes) mientras se negocian recortes para el nuevo convenio que pretenden obligarnos a pagar en el comedor, eliminar las rutas o congelar la antigüedad... Un dinero salido de nuestro presupuesto y masa salarial y cobrado individualmente por un trabajo hecho en equipo. Unos sobresueldos fundamentados en el esfuerzo conjunto de productores, reporteros gráficos, ayudantes de sonido, montadores y demás, a los que no se incluye en el suculento "reparto de beneficios" a pesar de ser parte esencial de ese producto que da derecho al cobro de "autor"... ¿El resto de compañeros del programa, no son EQUIPO?

Y como se puede leer en la información de Periodista Digital, esos compañeros tienen nombre y apellidos. Dos de ellos forman parte del Consejo de Informativos. El órgano que desde el cambio de dirección se dedica a hacer propaganda de ciertos postulados políticos sin importarle el daño que su actitud sectaria produce en la imagen de nuestra empresa. El órgano que se dedica a airear y filtrar a los cuatro vientos, extralimitándose en sus funciones y responsabilidades, temas de exclusivo debate interno. El órgano que se autoinviste de capacidad legal, jurídica e inquisitorial para valorar y denostar el trabajo de otros compañeros. Ese órgano resulta que tiene miembros que cobran sobresueldos individuales gracias a trabajos colectivos por la vía de los derechos de autor. Algo que les desautoriza a hacer valoraciones sobre la ética y moralidad del resto de sus compañeros. Algunos defienden la igualdad de clases pero no la igualdad de profesiones… si hay dinero de por medio.

Si no presentaron la dimisión tras el fracaso de participación del referéndum con el que querían reprobar el nombramiento del director de Informativos... Si no presentaron la dimisión tras unas elecciones con proceso viciado porque un sindicato se inmiscuyó mandando un correo a todos sus afiliados diciéndoles a quién había que votar... Si no presentaron la dimisión tras anunciar preventivamente que impugnarían las elecciones porque consideraban ilícita la ampliación del censo y luego no lo hicieron porque les favorecieron los resultados... Si no han presentado la dimisión tras haberse inhibido en el escándalo del programa Audiencia Abierta con la Casa Real demostrando tener afinidad con ciertas personas mientras se dedican a hacer campaña contra otros programas y personas de distinta sensibilidad ideológica... Todo esto debería ser más que suficiente para que ellos mismos se aplicasen el proceso de regeneración que exigen a los demás. Ahora, carecen de la necesaria autoridad moral para desempeñar la tarea que les está encomendada.

Y qué podemos decir de los 13 compañeros de Informe Semanal que redondean su sueldo mensualmente con cantidades que para sí ya quisieran muchos compañeros mileuristas. Les delata el secretismo con el que han llevado este tema a lo largo de los últimos años y que, desgraciadamente, sólo hemos podido conocer por una filtración periodística externa.

Queda exigir transparencia, claridad y responsabilidades. Recursos Humanos debe mojarse y emitir el preceptivo informe que aclare la legalidad del cobro. Recursos Humanos debe aclarar de forma contundente y sin ambigüedades si la firma por parte de un trabajador del contrato con CRTVE supone, como así parece estar reglamentado, la cesión de cualquier tipo de derecho intelectual sobre los contenidos. De otra forma, no se podría entender que para colaborar con otros medios haya que pedir obligatoriamente un permiso. Y si se conculcó la legalidad hace falta esclarecer quién dio el visto bueno... Quién hizo la "vista gorda" y por qué no sólo se permitió, sino que hasta se favoreció, como denuncia la información de Periodista Digital.

En USO entendemos que los programas realizados por personal de RTVE en cumplimiento de su contrato de trabajo son, según la Ley de Propiedad Intelectual, Obras Colectivas, cuyos derechos de autor corresponden a RTVE. El artículo 8 de la citada ley dice lo siguiente:

“Se considera obra colectiva la creada por la iniciativa y bajo la coordinación de una persona natural o jurídica que la edita y divulga bajo su nombre y está constituida por la reunión de aportaciones de diferentes autores cuya contribución personal se funde en una creación única y autónoma, para la cual haya sido concebida sin que sea posible atribuir separadamente a cualquiera de ellos un derecho sobre el conjunto de la obra realizada.

Salvo pacto en contrario, los derechos sobre la obra colectiva corresponderán a la persona que la edite y divulgue bajo su nombre.”

Por tanto, pedimos que cesen inmediatamente estos pagos y que se pidan responsabilidades a las personas que han permitido este disparate y que constituye un trato de favor descarado a ciertas personas, en detrimento del resto de compañeros.

Si se desarrolla una función con derecho a percepción de este tipo de sobresueldos, no se puedan percibir otro tipo de pluses. Es una propuesta racional para el debate de un problema que exige tomar cartas en el asunto si queremos evitar ir de escándalo en escándalo, saliendo un día sí y otro también en los "papeles" vinculados a casos de supuesta corrupción. Hay que atajar con firmeza el que se deteriore de forma irrecuperable la percepción que el público tiene del colectivo profesional de nuestra "Casa".  

Si seguimos así, algún día la sociedad puede llegar a plantearse nuestra función de Servicio Público y la rentabilidad de nuestra existencia.

Escribir un comentario



Anti-spam: complete the taskJoomla CAPTCHA