• fronton web lazo
Imprimir

RTVE ENTRA EN CONFLICTO DE COMPETENCIAS CON LA UNIVERSIDAD

La Convocatoria de promoción del personal que se acaba de cerrar recientemente ha provocado malestar entre un numeroso grupo de compañeros que estudian impugnarla debido a un conflicto de competencias en el reconocimiento de titulaciones universitarias.

Resulta que el actual Convenio Colectivo posibilita al personal no titulado del grupo II, con una antigüedad superior a 6 años en el puesto, a acceder a ocupación tipo del grupo profesional I, donde es requisito imprescindible estar en posesión de título de Grado o superior.

El acceso de esos compañeros sin la requerida titulación académica crea agravios comparativos y supone un supuesto flagrante conflicto de competencias entre la CRTVE y las universidades españolas. En ningún punto de sus estatutos consta el privilegio de la Corporación a conceder capacitación académica, o a convalidarla a cambio de 6 años de antigüedad en el desempeño de funciones en el grupo inferior al que se opta. ¿Acaso estos compañeros sin titulación pueden colegiarse? ¿Pueden firmar proyectos?

El asunto no es baladí porque jurídicamente hace creer que el III Convenio Colectivo de CRTVE es una norma de rango superior a las leyes que legitiman a las Universidades a otorgar títulos académicos que capacitan para realizar determinadas tareas profesionales. Un conflicto en el que pueden llegar a tomar parte los colegios profesionales de Ingenieros.

Sería aconsejable aclarar estas importantes dudas antes de continuar adelante con la convocatoria de promoción interna ya que podrían dar lugar a la judicialización de todo el proceso y su invalidación final a través de las correspondientes impugnaciones, cosa nada deseable.

Sería un ejercicio de transparencia, muy oportuno y aconsejable, que los Servicios Jurídicos de la Corporación estudiasen el tema y se pronunciasen para despejar cualquier duda o sospecha sobre un proceso que por sensibilidad social debería ser absolutamente diáfano y democrático. Cualquier sombra de sospecha en la convocatoria no solo sería un imperdonable agravio para los compañeros afectados que han seguido los procedimientos legales debidamente regulados y establecidos, sino que resultaría vergonzoso  y dañino para la imagen de una RTVE que debe estar siempre sometida al escrupuloso cumplimiento de su condición de SERVICIO PÚBLICO y sujeta a las directrices contra la discriminación amparadas por la Constitución.

 

Imprimir

COMIENZA EL BAILE

 

El consejo de administración de la CRTVE ha empezado a hacerse oír con el nuevo organigrama acordado por UNANIMIDAD. Es precisamente esta unanimidad la que confiere credibilidad a la nueva estructura. Una estructura orgánica que supone una revolución con respecto a lo hasta ahora conocido, trae cambios, muchos cambios. Cambios de verdad y no solo de nombres, sino de proyecto. 

En USO no vamos a entrar a valorar, de momento, los cambios de personas. Habrá que dar un tiempo de confianza y cortesía para dejar que cada uno se asiente y tenga tiempo para poder mostrar su valía. Lo que sí queremos hacer, de entrada, es aplaudir la valentía mostrada por el riesgo asumido al afrontar una renovación tan profunda.

 

Y dicho esto no nos queda más remedio que confiar y esperar que acierten con estos nombramientos porque la situación en la que está sumida la CRTVE no se soluciona con tintas grises.      

 

USO espera que cada nuevo cargo directivo, además de trabajo y ejemplo, muestre la transparencia y honestidad exigible en su vocación de servicio público y pasen a convertirse en referentes para una plantilla dividida y desmoralizada que desde hace tiempo esperaba y demandaba un proyecto.

 

En USO nos ilusiona que se haya creado una dirección de servicio público, hecho que puede ser la brújula que guíe la nueva programación y mejore la utilización de los recursos y capacidades de todas las personas que trabajan en la Corporación.

Es urgente e imprescindible reencontrar la conexión con una ciudadanía que ha dejado de apoyarnos con su fidelidad, tal como muestra la alarmante caída de las audiencias, sobre todo en Informativos.

 

USO es consciente, también debe serlo la dirección, de que habrá sectores que anteponiendo sus intereses privados y privilegios opongan resistencia a los profundos cambios que introduce la nueva estructura orgánica que viene a modificar drásticamente valores y normas que se daban por sentados. Este nuevo organigrama va a exigirnos A TODOS un cambio en la forma en la que concebíamos, planificábamos y hacíamos nuestro trabajo.

 

El cambio es vertiginoso y plantea ambiciosos retos y complejidades desconocidas. Se incorpora inteligencia de fuera de la Casa, pero también compañeros que esperamos aporten su amplia experiencia, cualificación, dedicación y lealtad a la Corporación.  

 

A LA ESPERA DE LAS ÓRDENES DEL NUEVO MANDATO MARCO

A partir de ahora la nueva Dirección debe ejercer un adecuado control y supervisión de funciones y tareas. Y deberá marcarnos las estrategias más adecuadas para cumplir con el nuevo Mandato Marco, el auténtico decálogo de mandamientos de CRTVE, en el que ha empezado a trabajar el Parlamento. 

 

Y para eso deberán ilusionarnos a todos los trabajadores de la Corporación que llevan mucho tiempo esperando a unos gestores cuyas principales directrices sean la profesionalidad y el servicio público. Estamos hartos de las puertas giratorias por las que han circulado los amiguetes de quienes se hacían con el timón de la empresa. Ha llegado el momento de reconducir entre todos una nave que iba a la deriva hacia un más que probable naufragio total.

 

Para eso nada mejor que el nuevo presidente nos cuente con detalle cuáles son los objetivos, los retos, los medios y los plazos. USO quiere conocer cuál es el impacto social que se busca. Queremos que José Manuel Pérez Tornero y su nuevo equipo nos cuenten EL RELATO para que todos los trabajadores tengamos claros los valores que debemos transmitir a los ciudadanos con el fin de alcanzar el objetivo de ser una empresa de auténtica vocación de servicio y utilidad  pública.

 

El baile ha comenzado y hay mucho en juego. No solo se trata de puestos de trabajo o del sustento de miles de familias, que claro que sí. De lo que se trata es de estructurar y poner en valor la comunicación de todo un país. 

 

De autentificar nuestro nombre y apellido: RADIO TELEVISIÓN ESPAÑOLA.

 

 

Imprimir

LA CUEVA DE ALÍ BABÁ

La televisión está hecha con el material con el que se forjan los sueños, pero en el caso de la televisión pública, las pesadillas son sus principales componentes. La ambición de las productoras tiene consecuencias negativas para una empresa que pertenece a todos los españoles.

 

Lo sabe un telespectador de los que patean la calle para ganarse el pan y cuando llegan a casa mascullan, increpan y lanzan improperios en cuanto enciende una cadena que encadena los mensajes gubernamentales de turno sin pudor y sin rubor con “fallos” como cuando se traduce "Spain" por Madrid.

 

RTVE dilapida sus recursos, regala sus medios, sacrifica a sus trabajadores, empeña su futuro y maltrata a los espectadores. Todo facilitado por una estructura orgánica que ha vivido y medrado facilitando el negocio a los de fuera (no todos, por suerte). Una nueva estructura y unos nuevos dirigentes son imprescindibles para intentar salvar nuestra casa.

Con el gasto que RTVE dedica a la producción externa podría acometerse un 83 % más de producción interna. El Coste de la Producción Externa (CPM) frente a la interna es un 474% más caro.

Con el gasto anual de Master Chef podría duplicarse el tiempo dedicado a los informativos, relanzar el canal internacional de noticias en español y, con la perenne serie Cuéntame otro tanto de lo mismo. El problema de la credibilidad no pasa por una mayor inversión sino por potenciar una programación que ayude a los informativos. Invertir en calidad pasa por invertir en contenidos útiles a la ciudadanía.

 

RTVE presta sus medios y regala su dinero a empresas que hacen pingües negocios. Ahí está Shine, una multinacional que lo mismo vende cuchillos en unos grandes almacenes como coloca marcas de electrodomésticos dentro de sus programas en un uso torticero del denominado "product placement".

 

La Ley lo permite porque la ley está hecha con misma pasta con la que se fabrican los negocios y basta un par de ejemplos para comprender el interés de las productoras en emplear RTVE en su exclusivo beneficio:

a) Alquilar una grúa "cabeza caliente" (robótica) tiene un coste de alquiler en el mercado, por jornada, cercano a 1.000 euros mientras que en RTVE se aplica una tasa interna que no llega a los 250 euros. Un 400% más barato.

b) La Unidad Móvil F que da servicio a Master Chef se calcula a un precio interno por jornada de 1.800 euros aproximadamente, mientras que un recurso similar tiene un coste aproximado de 8.000 euros si la proporciona Overon que, a la sazón nutre la quiebra de Roures.

 

La Trinca trinca, pero no solo, todos trincan, Mediapro, Mediatso, Teseo, Endemol, Shine Iberia, Diagonal, El Terrat, Catorce, EuroTV producciones, Bambú, Plano a Plano, Zebra, Globo Media, Boomerang, Gestmusic, Secuoya, El Torreón de Sol, Meteoplay, LACOproductora, etcétera

 

RTVE es una Ganga y, como ejemplo de forma de actuar, hay  hasta 25 sociedades distintas relacionadas con la productora de “Cuéntame”. El marido de Ana Duato y creador de la serie, Miguel Ángel Bernardeau, figura como administrador en las sociedades Actame Cincuenta, Etalonaje Digital, Metodic Plan, Paiperganga, Sietanian Assement, Gangotri Investment 2008, De Mille Producciones Audiovisuales, en la sicav Marqueño Capital, De MiIle Publicidad y Márketing, Editorial musical Ranita, Gaumukh AIE, Grupo Ganga Producciones, Mabau Inversiones y Proyectos (también figura como administradora su mujer, Ana Duato), BCN Visiona TV y Morgan Producciones.  El director financiero de la serie, Antonio Stolle, figura, a su vez, como apoderado de Anomalous Film, Little Galicia Movie AIE, Numérica Film, Prisioneros del Paraíso Film, Red Room Fil, Representaciones artísticas Agapantus, Davan importación y exportación y Visual Efectos, Mezclas y Etalonaje. RTVE es fantástica para hacer negocios.

 

Tenemos más de 50 productoras que firman contratos habitualmente por encima del millón de euros y muchas diluyen sus nombres bajo un mismo paraguas para disimular su participación en el expolio.

 

Son los entresijos de la externalización en RTVE y no solo son empresas productoras, también participan empresas de alquiler de servicios y cesión de producciones como Ochomilimetros Producciones que hace trabajos para Teledeporte, Telefónica que de todo se nutre, Adisar que alquila platós, Uve a Uve la cual proporciona todo tipo de equipos, Unidades móviles y Huri ENG entre otros equipos, ATM producciones igualmente y así muchísimas empresas que construyen decorados, mantienen instalaciones, ofrecen informes y proporcionan consultoría. RTVE ha pagado más de 1300 millones solo a empresas productoras y de servicios desde 2014 hasta mayo de 2021.

 

No es de extrañar que las cuentas no cuadren. Eso es un acto de fe.

 

 

Imprimir

¿VUELVE LA PUBLICIDAD A RTVE?

 

El Gobierno ha anunciado que próximamente las telecos dejarán de pagar el canon de aportación a los presupuestos de la Corporación RTVE.

 

De entrada y según como quede la "revisión" anunciada para facilitar las inversiones en infraestructuras del 5G, supone una merma de 126 millones de euros anuales. Los operadores de telecomunicaciones (Telefónica, Orange y Vodafone) destinan un 0,9% de sus ingresos anuales a financiar RTVE, una tasa que también asumen las cadenas de televisión privadas en abierto (un 3%) y los canales de pago (un 1,5%).

El anuncio de la ministra Nadia Calviño (hija de un antiguo director de TVE) responde al Plan de Recuperación económica que el Gobierno ha comunicado a Bruselas. En él se compromete a la "reducción temporal" de cargas impositivas a las telecos con el fin de que estas empresas maximicen los recursos económicos disponibles destinados a la inversión y la aceleración del despliegue de la red 5G.

 

De cumplirse dicha medida supondría una modificación sustantiva de la ley de financiación de RTVE, a la que la ministra no ha hecho referencia. La falta de transparencia en este sentido deja campo libre a suponer lo peor. La "revisión" de una tasa recurrida previamente ante los tribunales (que acabaron dando la razón al Gobierno) hace prever que o bien se trata de una enmascarada claudicación ante las presiones de las grandes empresas en perjuicio del bolsillo del ciudadano, o bien que RTVE ha pasado a ser moneda de negociación entre el Gobierno y las telecos. Cualquiera de las dos opciones no suena nada bien ni para la estructura actual de RTVE, ni para la prestación del servicio público. No anunciar alternativas es reconocer menos dinero, y eso implica directamente reducción de prestaciones en el servicio, o reducción de la calidad del mismo.

 

 

DÉFICIT DE LA MATEO BAJO LA ALFOMBRA

 

Acabe como acabe esta historia se deduce que el Gobierno acaba de atar las manos de un nuevo Consejo de Administración que nada más tomar posesión del cargo, ha descubierto bajo las alfombras un déficit oculto que ronda el centenar de millones. De cumplirse esa "revisión" suponemos que alguien del Gobierno le habrá contado los planes a José Manuel Pérez Tornero y hasta podríamos suponer que su anuncio de prescindir de las productoras externas para potenciar la producción propia emana del conocimiento de ese nuevo recorte de financiación.

 

Sea lo que fuere, vienen malos tiempos para un servicio público que todavía no ha sido definido con un nuevo Mandato Marco. Hasta que los partidos no negocien qué quieren de CRTVE, Pérez Tornero no puede hacer planes programáticos y se verá obligado a sostener buena parte de lo que se ha encontrado, a la espera de que los auténticos dueños de RTVE, el Parlamento, defina lo que quieren que hagamos por y para los españoles.

 

La situación es compleja, inestable, confusa y provoca intranquilidad. Nunca antes habíamos vivido un estado de indefinición semejante, a excepción de cuando se retiró la publicidad y se cargó la financiación sobre las empresas privadas audiovisuales.

 

En USO sabemos que nuestro futuro pasa por tener recursos económicos estables y suficientes. Unos recursos que han ido dilapidando los equipos directivos al descapitalizar la empresa hasta dejarla al borde del concurso de acreedores, asfixiando la tesorería, y de paso la estructura de producción propia, a base de subcontratar y comprar contenidos incluso informativos.

 

Opciones hay pocas. Y el dinero no llueve del cielo. O la pasta la ponen los Presupuestos Generales del bolsillo de todos, o se crea un canon-peaje para que cada usuario se rasque el bolsillo en función de su uso, o se inventa un impuesto que probablemente la UE no aprobará, o no nos queda más remedio que volver a la PUBLICIDAD, eso sí, regulada. Esta solución no les va a gustar a las privadas que ya se quedaron con toda la tarta y ahora van a por la audiencia que año a año les hemos ido regalando a costa de vender que RTVE era un nido de manipulación. 

 

No acaban de aterrizar el nuevo Presidente y Consejo de Administración en este circo y ya le crecen los enanos.

 

 

 

Imprimir

SIMA EN DESACUERDO

 

Hoy se ha celebrado en el Servicio Interconfederal de Mediación y Arbitraje (SIMA) el procedimiento de mediación promovido por el SI, UGT, USO y CGT frente a la Corporación RTVE por la discrepancia con la externalización de programación informativa. En Román Paladino: “Las Cosas Claras”. Los cuatro sindicatos consideramos que claramente es un programa de carácter informativo y por lo tanto, debe ser producido y realizado totalmente con recursos técnicos y humanos propios de la Corporación.

CCOO no cree que esto sea así, y defiende la validez de este programa como de infoentretenimiento y, por ello que pueda ser realizado con personal y medios técnicos externos de la empresa.

En ese acto del SIMA no se ha llegado a acuerdo con la empresa, que se justifica diciendo que no es un programa informativo, que no es un conflicto laboral y que ya hay una resolución de la CNMC (Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia). Se ha firmado un Acta de Desacuerdo que ofrecemos (pulsando sobre la imagen) para vuestro conocimiento.

El siguiente paso que nos queda por dar es el judicial, y a eso vamos.