• thumbnail fronton web
Imprimir

VAMPIROS S.A.

Los 200 millones de ahorro en el presupuesto de RTVE impuesto por el Gobierno están siendo la excusa perfecta por esta dirección para llevar a cabo una deliberada estrategia con la que se pretende debilitar el esquema de la radio y la televisión públicas y esquilmar sus arcas. Los responsables de esta estudiada planificación son gestores y directivos en trance de abandonar sus puestos. Pretenden la creación de un ambiente laboral irrespirable, una situación económica ingobernable y un quebranto en la estructura de la programación.

Los 200 millones son la coartada para tomar decisiones que no tienen justificación contable ni editorial. La decisión de no programar las nuevas temporadas de Águila Roja y Cuéntame, así como no estrenar ninguno de los proyectos en cartera, no traen consigo ni ahorros ni reingresos. La intención no es otra que la de utilizar series de contrastada audiencia para generar un malestar contra quienes han decidido el "recorte". La segunda parte consiste en responsabilizar del desaguisado a los que vengan tras ellos dado que, de seguir tomándose decisiones como la mencionada, esta pérdida de audiencia se materializará cuando sean otros los responsables de la gestión.

No podemos hundirnos por un recorte de 200 millones a no ser que pretendan acabar con RTVE. USO ha denunciado las indecentes maniobras especulativas con las que ciertos gestores están poniendo en riesgo las cuentas y nuestra reputación (Blíndame Mucho - 24 de enero; Juanes y Palomos - 30 de enero). Las cuentas están fuera de control desde que el Director General Corporativo, Jaime Gaiteiro, ha abandonado sus obligaciones con sospechosa e inusitada rapidez.

Al límite de liquidez y con el 80 por ciento del gasto comprometido se está extendiendo la patraña de que la culpa de todo se debe a la pérdida de los 200 millones, mientras asistimos al alza y al blindaje de contratos de estrellas y de gastos a espuertas en viajes inútiles y cometidos ruinosos para que cobren los amigos.

No hay artificio contable posible. Si las producciones se están realizando, si las productoras están cumpliendo con los plazos, con la calidad del producto, con el share mínimo previsto, si ya han salido de la caja única de RTVE los pagos, entonces, sin posibilidad de recuperar ese dinero, el no emitir cuando estaba previsto estas series es querer hundir las audiencias. Si no se deben modificar las parrillas de un día para otro, no se deben cambian las series de igual forma. Hay que PLANIFICAR, hay que GESTIONAR en el tiempo para que nuestra programación sea lo más económica posible dentro de nuestros niveles de calidad y con el mantenimiento de unos altos índices de audiencia para así cumplir con el Servicio Público que tenemos encomendado. Aprovechando al máximo nuestros recursos técnicos y humanos, que es lo que los trabajadores venimos pidiendo desde hace años.

Se hace imprescindible el nombramiento de un  

PRESIDENTE EJECUTIVO en CRTVE

El peligro no reside tanto en los que vendrán sino en que los que se están yendo dejen de proyectar sobre RTVE su patética herencia. Merecemos gestores competentes y leales a los principios de la honradez y el servicio público, de los que tenemos de sobra en la plantilla de la Casa.

 

Escribir un comentario



Anti-spam: complete the taskJoomla CAPTCHA