• cabecera web torrespana
  • nav01.jpg
  • nav02
  • nav03
  • nav04
  • nav05
  • nav05
  • nav06
  • nav06
  • nav06
Imprimir

RTVE ASFIXIADA Y ESCLAVIZADA POR SU BUROCRACIA

Han hecho falta DOS AÑOS exactos para poner realmente en marcha el proceso de renovación de la plantilla.

Convocar oposiciones requería la modificación y posterior aprobación por el aparato ministerial de determinadas cláusulas del polémico III Convenio Colectivo que nació cojo en un tema tan previsible como el de cubrir las bajas por jubilación de una plantilla envejecida. Si, previsible, como hemos venido informando desde hace años en los “análisis de plantilla” publicados por USO donde dejábamos claro que la renovación generacional era un tema apremiante, por que potencialmente podría crear gran inestabilidad en todas las unidades de la Corporación de no afrontarla de inmmediato. Ya estamos de hecho en esta inestabilidad, aunque se vayan cubriendo las vacantes con contratación más o menos arbitraria.

Pero estos dos años de proceso no son el final del mismo. Aún falta realizar los traslados de los fijos que lo han solicitado, convocar oficialmente las pruebas de selección, llevarlas a cabo, cubrir plazos de posibles impugnaciones y recursos (que por supuesto los habrá), publicar listas de aprobados, tomar oficialmente posesión de las plazas con la realización de los oportunos contratos... En fin, otro año más por delante hasta que los nuevos miembros de la plantilla se incorporen a los nuevos puestos de trabajo. Hablamos de TRES AÑOS durante los que se habrán jubilado casi 1.500 de nuestros compañeros cuyo bagaje de conocimientos ni serán transferidos, ni podrán ser aprovechados por la nueva generación que les sustituya. Esos son al fin y al cabo los que llegarán a ser el relevo de los que se van.

Al final habrán hecho falta más de 1.000 días para concluir un proceso vegetativo que debería ser el pan de cada día en una empresa que se precie de ser eficiente y operativa.

En el documento adjunto se puede observar la cronología de los eventos que han marcado el proceso y los días transcurridos entre el anuncio de una gestión y su auténtica ejecución (algunas fechas están redondeadas por ser intervalos temporales).

En USO dejamos las creencias político-religiosas-conspirativas (o del tipo que sean) para la propaganda del resto del sindicalismo. En USO argumentamos con pruebas empíricas, damos números y estadísticas fáciles de interpretar. No nos hace falta recurrir a los trucos de magia del márketing, ni a la manipulación de las emociones más básicas.

Shakespeare puso en los labios del Hamlet eso de que "algo huele a podrido en Dinamarca" para reflejar que las estructuras de poder de Dinamarca eran corruptas. En USO pensamos que algo huele a podrido en RTVE cuando todos niegan que esté politizada, pero precisamente su ADN supuestamente democrático y constitucional le impide funcionar con LIBERTAD, como exige el mundo actual, a una empresa digital del siglo XXI que aspire a ser eficiente y de auténtico servicio público, para TODOS.

 

 

Escribir un comentario



Anti-spam: complete the taskJoomla CAPTCHA