• cabecera web torrespana
  • fronton web lazo
Imprimir

UN CESE QUE PONE LAS CARTAS SOBRE LA MESA

 

No, no ha sido una dimisión voluntaria, como quiere hacernos creer José Manuel Pérez Tornero en su carta abierta a los trabajadores. Sí es, en cambio, un cese forzado para encubrir una conspiración para hacerse con el timón editorial de RTVE ante el polarizado horizonte electoral que se avecina.

El ya expresidente de la Corporación se precipitó hacia el vacío en cuanto descubrió que estaba atado de pies y manos en la confección del organigrama, prescindiendo de ciertos personajes que todos conocemos, y que prefirieron exilarse para trabajar con más comodidad preparando su venganza. 

Las fuerzas políticas y sindicales que desde siempre se turnan en el control de RTVE impusieron a Pérez Tornero la contratación de directivos para construir un organigrama diferente al que él tenía en mente. Desde ese momento fue un “pato cojo”, como llaman al presidente saliente de EEUU cuando va a perder su poder ejecutivo. Los vaivenes en el nombramiento de los responsables de los Servicios Informativos reflejan la guerra cainita que desataron los representantes del ala más radical de los socios del Gobierno. Un pulso por el poder ideológico que trascendió a los espectadores y que se reflejó, y sigue reflejándose, en los índices de audiencia.

!QUÉ TRISTE! YO ACUSO...

A Pérez Tornero no le ha quedado más remedio que reconocer por carta el fracaso de su proyecto. Pero no es un mea culpa humilde y resignado. Se va tirando elegantemente de la manta, pero dejando al descubierto la ruina y podredumbre con la que se encontó en las entrañas de RTVE. Se va de forma patética acusando a quienes lo pusieron de no tener la requerida paciencia para sacar adelante un proyecto "difícil y complejo" de profunda transformación que, deja entrever, algunos pretendían fuera solo una operación de maquillaje.

La carta tiene varios niveles de lectura. Es, sobre todo, un "YO ACUSO" a todos los que reconoce en su escrito practican el sectarismo y el partidismo socavando a su paso la profesionalidad, la independencia y el pluralismo interno y alimentando la "fragmentación corporativa". Pérez Tornero alega que se va porque no ha podido sacar adelante un proyecto de amplio consenso para hacer de RTVE una "esfera pública sosegada, dialogante y sin polarización".

En este "YO ACUSO", Pérez Tornero da a entender que en RTVE reina un guerracivilismo que le ha sido imposible superar y que da un paso a un lado obligado por la “inviabilidad" de ese proyecto renovador e integrador encargado por las Cortes”.

Y luego, en un ejercicio de vanidad y autobombo algo ingenuo pasa a ponerse la medalla de una mejora de calidad informativa que, visto lo visto, no ha calado en las audiencias que siguen en caída libre. También se apunta una renovación de formatos de programas "musicales y de concursos" que no dejan de ser un llave en mano comprados a productoras externas. Así mismo, presume de grandes eventos deportivos y culturales obviando que durante mucho tiempo, por no decir siempre, fueron producidos por TVE.

Pérez Tornero no pierde el tiempo y se autoproclama salvador del cine español "colocado en primera línea" a sabiendas del fracaso de venta de entradas y público en los cines, como constatamos en el correspondiente análisis publicado por USO. Tampoco está muy acertado al presumir de haber mejorado una salud financiera y productiva, que estaba obligado a hacer sostenible.

También se vanagloria de "descentralización", pese a haber debilitado a los CCTT, y de haber "estabilizado la plantilla" con una oferta pública de 2.000 puestos de trabajo que no terminan de sustanciarse y que está repleta de contradicciones y dudas mientras las prejubilaciones desangran cruelmente a casi todos los departamentos. Alardea de proyección internacional por la presencia de RTVE en diferentes foros y organismos internacionales en los que siempre, de una manera u otra, hemos participado. Y mezcla churras con merinas arrimando el ascua a su sardina en participación ciudadana, igualdad, desarrollo sostenible y huella de carbono. Todo muy “cool”, pero absolutamente intrascendente.

BOMBA FINAL

Pero tras reescribir la historia a su favor, aprovecha para dejar caer la bomba atómica con un "YO ACUSO" demoledor. Pérez Tornero abandona el barco porque, parafraseando a Fran LLorente, se hunde. Y se hunde porque ¡ojo!, esto que escribe es muy grave, "YA NO SE DAN LAS CIRCUNSTANCIAS PARA SEGUIR AVANZANDO". Es como decir, en términos médicos, que el enfermo está terminal y que él ya no puede hacer nada por salvarle la vida. Y asegura que “ha constatado que no se dan las condiciones mínimas para el consenso transversal". Y apuntilla que no se puede conformar una "mayoría plural, estable y coherente" ni el "clima propicio de diálogo", en claro reproche a esa mayoría antinatural fosilizada con la absorción del SI por UGT hasta formar el inoperante bloque UGTSI.

Lo cierto es que USO, desde un principio le ofrecimos nuestra colaboración y la despreció en cuanto nos pusimos a criticar la deriva que tomaba su gestión. Una pena porque inicialmente las formas y maneras alentaban la esperanza de cambiar la dinámica cainita de esta empresa. Al final, como todos, quería siervos dóciles y no mentes críticas. Por eso, con USO, tal vez cegado por los halagos y cantos de sirena de los que le ofrecían delegados a cambio de prebendas, pinchó en hueso. Desgraciadamente, sí, desgraciadamente, el tiempo ha acabado dándonos la razón. El “pato cojo” se va porque esto es una selva y parece haber llegado el momento para los grandes depredadores.

En cuanto a lo personal, le deseamos lo mejor.

 

 

Escribir un comentario



Anti-spam: complete the taskJoomla CAPTCHA