• fronton web torrespana
  • fronton web lazo
Imprimir

LA INQUIETANTE INTRASCENDENCIA DE RTVE

 

Las siglas RTVE parecen haberse convertido en sinónimo de asunto molesto. Ya no solo por el desprestigio que parece arraigar entre una parte de los ciudadanos si no que es el propio Gobierno quién alimenta esa deriva desde que suprimieron la publicidad para favorecer los negocios privados. A cambio se inventaron un sistema de financiación pública que acabó en los tribunales porque grava los beneficios de los operadores de telecomunicaciones. Aunque estos al final cargan esos costes a los ciudadanos en sus facturas, con lo que el ciudadano ha salido perdiendo porque al final nuestro presupuesto sale de su bolsillo en lugar del de los anunciantes.

Hace años que la entonces vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, aseguraba con prepotencia en Moncloa a los representantes de la parte social de RTVE que la nueva financiación no solo era segura y estable, sino que además era el mejor modelo posible.

Una docena de años después es la propia Fernández de la Vega, hoy presidenta del Consejo de Estado, la que acaba de poner el grito en el cielo por el proyecto de la nueva Ley Audiovisual que modificará ese proyecto que ella misma aseguró que sería estable en el tiempo. Resulta que la actual vicepresidenta primera, Nadia Calviño (si, la hija del exdirector general de RTVE, 1982-86) va a eximir a las telecos (que ya perdieron sus recursos en los tribunales) del pago del polémico canon. Se deduce que ha cedido a las presiones de estas empresas a cambio de que inviertan en la instalación de las redes 5G.

UN RECORTE DE MÁS DE 120 MILLONES

La pirueta consiste en pasarle el muerto a los nuevos operadores digitales. Un truco de magia por el que tanto el Consejo de Estado como la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) se han visto obligados a emitir oficialmente su opinión desfavorable porque abriría un agujero añadido de unos 120 millones de euros en las ya de por sí delicadas cuentas de RTVE. En resumen, se trata de cambiar el pájaro en mano por el ciento volando, lo cierto por lo posible. Se da por seguro que los operadores digitales llevarán la tasa a los tribunales alegando que ya pagan suficientes impuestos.

En definitiva, otra vuelta a la incertidumbre, a la inseguridad, al malestar y, porque no, al miedo en el cuerpo. El presidente José Manuel Pérez Tornero ha dejado claro en sus comparecencias parlamentarias que no le preocupa el tema del déficit y la deuda porque al final la leche sale de la misma vaca: el Reino de España.

Pero desde USO tenemos que recordarle que el diablo anda revoloteando por los detalles hasta que se sale con la suya. Y debería estar preocupado si tanto el Consejo de Estado como la CNMC han emitido informes tan alarmantes, como deprimentes, en los que podemos leer frases como las siguientes: "la reforma puede tener un impacto negativo de gran calado"; "unos ingresos insuficientes pueden dificultar el desempeño de las funciones de servicio público" o "su trascendencia se merece un análisis más sosegado". 

Es aquí donde entra en juego la importancia del Mandato Marco. La legalidad es la que es y no se pueden hacer interpretaciones creativas. El Parlamento es el auténtico patrón de RTVE en representación de los ciudadanos, y es el que tiene y va a definir qué servicio debe prestar RTVE. Y es el Gobierno quién tiene que dotar económicamente a la Corporación para llevar a cabo ese mandato.

Con esta Ley nos veremos obligados a recortar más de cien millones del capítulo de producción propia, lo que nos llevaría a la absoluta intrascendencia en el sector de los contenidos audiovisuales y a unas audiencias absolutamente intranscendentes. ¿Qué otra área podría asumir el tijeretazo? ¿Gastos de personal? ¿Mantenimiento? ¿Renovación tecnológica? Trabajar hoy en día en RTVE es hacerlo sobre el alambre. Desde la aplicación de aquella reforma laboral que redujo nuestros ingresos, rara es la semana en la que podemos dar buenas noticias.

USO espera equivocarse en este análisis. Parafraseando a Kundera, "la insoportable levedad del ser"... o las dudas existenciales en RTVE.

 

 

Escribir un comentario



Anti-spam: complete the taskJoomla CAPTCHA