• fronton web lazo
Imprimir

ECHANDO BALONES FUERA

 

Los mismos que pretenden suplantar las competencias de las Universidades convalidando tiempos de permanencia en funciones con títulos y puntuaciones académicas (hablamos del área RRHH) han caído en una nueva contradicción al licitar por primera vez en la historia de nuestra empresa, el concurso de la futura convocatoria de oposiciones libres.

 

Igual que hacer convocatorias públicas para puestos de confianza con características especificas (a medida de) para la persona elegida previamente. Un juego de trileros innecesario porque esos puestos son de libre designación y no requieren ese procedimiento que pretende justificar la contratación del elegido o elegida. Es curioso que el actual director de Recursos Humanos proveniente del Canal de Isabel II haya encontrado para cubrir el puesto de subdirector Compensación y Gestión del Talento a una colega precisamente ¡Qué cosas! del Canal de Isabel II. Y no será la última.

 

Y siguiendo la línea de externalización de la producción (contrataciones “artísticas“ de periodistas y de productoras para contenidos pseudoinformativos), la actual dirección se va a gastar la friolera de 1.863.184,00 € en la contratación del "Servicio de selección para cobertura de puestos por convocatoria libre". Por lo visto, en la plantilla de más de 6.400 trabajadores de RTVE (incluído el Instituto) no hay personal cualificado, suficiente y de garantía que pueda organizar la convocatoria y los exámenes a nivel nacional. Aunque hay compañeros de recursos humanos que nos han manifestado su perplejidad y preocupación por la pérdida de una parte esencial de su trabajo, como es la organización y administración de un proceso de selección de personal.

 

Casi dos millones de euros parece de entrada una gran cantidad que solo puede explicarse si razonamos que habrá que crear estructuras de selección y examen de candidatos en las 17 comunidades autónomas. Es difícil de entrar a valorar el coste de los servicios cuando no se han dado explicaciones de quién se va a encargar de centralizar las solicitudes, que tribunal va a validar los requisitos exigidos para cada plaza, quién va a examinar a los opositores y cual va a ser todo el procedimiento administrativo.

 

Y como nada se explica antes de la publicación de la licitación que se cerrará el 4 de octubre, también debemos suponer que se exigirá un pago de tasas que no se especifican a cuanto ascenderán, quién y cómo se cobrarán y a qué capítulo de los presupuestos serán consignadas.

 

En fin, como siempre y siguiendo la línea de la anterior administradora única, demasiadas sombras, demasiadas dudas y demasiadas cuestiones sin responder que solo contribuyen a crear un halo de misterio y oscurantismo alrededor de un tema que debería nacer y desarrollarse en un entorno más limpio que una patena. Los procedimientos sin transparencia dan pábulo a las sospechas y a favorecer que en la opinión pública se instale el rumor de que hay zonas de sombra porque las plazas "están dadas". Este tipo de actuaciones no contribuye en lo más mínimo a ese cambio de imagen que se ha propuesto José Manuel Pérez Tornero con esa macroencuesta de la que también desconocemos el coste que va a suponer su parte externalizada.

 

De nuevo se repiten los patrones de falta de comunicación y transparencia como si hubiera un acuerdo tácito para seguir echando balones fuera de RTVE. Y por lo visto si queremos recuperar el terreno de juego no queda más remedio que, por desgracia, denunciarlo públicamente y airear los trapos fuera, donde precisamente van a parar los balones. 

 

 

 

Escribir un comentario



Anti-spam: complete the taskJoomla CAPTCHA