• fronton web lazo
Imprimir

PASADOS LOS 100 DÍAS, SE ACABÓ LA CORTESÍA

 

Al nuevo consejo de administración le han caducado los protocolarios 100 días de cortesía este domingo, regla no escrita que da tiempo desde la elección de un presidente para que desarrolle su programa y exponga las directrices de su mandato sin críticas. A partir de ahora el presidente y su equipo se enfrentan a la prueba del algodón, esa que no engaña y destapa toda la mugre que hay en el lugar sometido a limpieza, en este caso la CRTVE.

Pérez Tornero arrancó con mucho trapío. A su llegada anunció, con bravura y casta, una serie de acometidas radicales, valientes y "en profundidad" que, pasados los 100 días, desgraciadamente se han quedado en poco más que una mera declaración de intenciones. Así que el otro gran titular es: "SE ATASCÓ".

 

Pérez Tornero tenía tres opciones estratégicas principales; la revolucionaria-rupturista, la contemporizadora y la continuista. Tal vez por buenismo o ingenuidad, y presionado por la deplorable imagen que antes de su llegada había alcanzado RTVE entre la opinión pública, al presidente le pudieron las intenciones y anunció una profunda remodelación del organigrama y una regeneración de los Informativos con una vuelta al "periodismo de calidad". Una velada carga de profundidad contra la gestión realizada por la nombrada a dedo inconstitucionalmente Rosa María Mateo (según sentencia del TC).

 

PALOS EN LAS RUEDAS

 

Cien días después ni lo uno, ni lo otro... Y como lo cortés no quita lo valiente, en descargo del presidente hay que reconocer que todo han sido palos en las ruedas y piedras en su camino. Algo que no debe sorprender a un doctor en periodismo experto en Sociología, Antropología, Semiótica y comunicación de masas que durante décadas ha bregado entre los codazos y las zancadillas del mundo de la docencia. La historia está salpicada de gestores que arrancan sus mandatos con osadas medidas de regeneración para evitar que la resistencia aborte la energía de su impulso inicial.

 

El presidente optó por anunciar su opción estratégica, pero se le olvidó implementar las medidas tácticas necesarias para su correcta ejecución. Una vez que la realidad del maquiavélico mundo de la política le frenó en seco, la inercia hizo el resto y las iniciativas, muy a pesar del deseo de los trabajadores de base, parecen haberse quedado a medias. 

 

A lo largo de estos 100 días se han ido sucediendo titulares de prensa dañinos para la credibilidad de RTVE. El “lado oscuro” se ha enrocado y se ha enquistado en la parte profunda de un nuevo organigrama que no termina de despegar. Lejos queda la idea de devolvernos al "periodismo de calidad" que según sus palabras ya no practicaban los protegidos de Doña Mateo. En su mayoría continúan al mando de las ediciones y de la imagen mientras las audiencias siguen desplomándose a cifras históricamente catastróficas. Y lo que es peor, pasado el periodo de gracia ahora el tiempo también juega en su contra, porque pese al silencioso y discreto trabajo de bomberos y fontanería, quedan aún muchas cosas por salir a la luz. No todo puede quedarse en cuatro ceses de caras y dos expedientillos disciplinarios a los últimos eslabones de la cadena. Los auténticos cambios son siempre estructurales.

 

REGENERACIÓN Y RECONVERSIÓN

 

En USO pensamos que la llegada de Pérez Tornero suponía una luz al final del túnel. Y sigue siéndolo. Pero a nuestro pesar ha puesto de manifiesto que este túnel es largo, muy largo y mucho más oscuro de lo que cabía esperar. La esperanza ha dado paso a las dudas, a la incertidumbre. Y con el paso de los días crece la inestabilidad.

 

Hace unos días fueron despedidos, de forma poco elegante y algo cruel a nuestro parecer, casi un centenar de compañeros mayores de 65 años. Y eso va dejando huecos sin cubrir. Vacíos que se abren cada día con un rosario creciente de jubilaciones anticipadas.

 

Son “activos” que por lo menos son improvisadamente sustituidos por contrataciones temporales de salario bajo y corta experiencia. Una hemorragia de activos que no se pueden reemplazar porque la partida tal como se jugaba ya no tiene sentido, hay nueva baraja.

 

El mundo ha cambiado y a corto plazo no dejará de hacerlo y de forma acelerada. El modelo de negocio audiovisual se está transformando al ritmo de las condiciones que va creando Internet. El consumo de TV generalista está llamado a su fin y la apuesta digital  ya no parece ser una opción prioritaria. Ese es el gran reto. Y esa es la gran oportunidad como gestor de un teórico como Pérez Torneo que, no lo olvidemos, es miembro del `Observatorio para Innovación de Informativos en la sociedad de la información’. 

 

También es el momento de tener la valentía, el coraje y el arrojo de no esconderse detrás de eufemismos. La pandemia no ha hecho más que acelerar los cambios y obligarnos a todos a una profunda RECONVERSIÓN. Hemos aprendido que hay amenazas que superan el idealismo de un estado del bienestar que parecía inagotable. Ahora sabemos lo que es el miedo al contagio y tener que vivir en confinamiento y haber tenido que inventar el término "nueva normalidad" como si eso significara volver a un tiempo en el que creíamos todo era mejor. Y RTVE es parte de ese mundo en constante evolución. Es una estructura que no puede congelarse en el tiempo y el espacio como si fuera un ente ausente por encima de la testaruda realidad.

 

ES HORA DE ACELERAR

 

La prudencia es, en muchos casos, buena consejera. Pero también somos conscientes de que los tiempos desesperados requieren medidas desesperadas. Cien días de prueba son suficiente garantía para conocer el producto. Y los 100 días de Pérez Tornero han provocado más dudas que soluciones. Desgraciadamente es lo que hay, pero no por eso vamos a bajar los brazos y a entregarnos a la desesperación y el desconsuelo. Cierto es que piano, piano se anda lontano, pero también que ello puede provocar inmovilismo por ralentización excesiva. Es la condena del que tiene que tomar decisiones. Del que accede al cargo. Del que toma las riendas. 

 

Y en USO nos parece que lo que se anunció como el comienzo de una carrera veloz, decayó a galope en poco tiempo para quedarse en un trotecillo con tendencia a ir al paso.  

 

USO confía en que los 100 días de cortesía ya cumplidos no se conviertan en los 100 años de soledad que tan acertadamente retrató el Nobel García Márquez.

 

 

Escribir un comentario



Anti-spam: complete the taskJoomla CAPTCHA