Imprimir

8M SOLIDARIO

 

El pasado ha sido un año para recordar, nos sobran los motivos y nos faltan las palabras. Recordar lo que no debe repetirse y lo que, como sociedad, como ciudadanía, hemos hecho bien para continuar por ese camino.

Sin duda ha sido un año duro, muy duro, pero ha sido también un año en el que la SOLIDARIDAD, como impulso y FUERZA DEL CAMBIO necesaria ante una catástrofe sanitaria, ha llegado a todos los ámbitos, a todos los rincones, a todas las personas. Hemos vivido de forma directa o indirecta el dolor, la necesidad, la ausencia, la búsqueda de ayuda y la respuesta de muchos colectivos, grandes y pequeños, que se han movilizado para paliar el impacto de una tragedia que, como siempre, alcanzó de forma especialmente dura a las más vulnerables.

Hemos sido conscientes, si es que aún no lo éramos, de la enorme importancia de la investigación, de la callada labor de quienes luchan día a día con medios escasos por lograr la victoria frente a la enfermedad, algo que conocen bien los pacientes y sus familias de enfermedades poco comunes, para las que se destinan aún menos recursos. 

Una SOLIDARIDAD que inunde lo cotidiano, en casa, en el trabajo, donde las mujeres son imprescindibles, desde su libertad de pensamiento, desde su libertad de expresión, que trasciende el ámbito de la palabra cuando se convierte en ARTE. Como en la GALA DE LOS PREMIOS GOYA, donde aumentó la representación de mujeres en uno de los sectores más castigados, la CULTURA. Una BELLEZA iluminada por un TALENTO que no está al alcance de cualquier mirada, como hemos podido comprobar tras escuchar algunas expresiones indignas referidas a ellas. Como dijo Marina Tsvietáieva “pero mientras tenga pies – he de caminar.”. Sigamos caminando, juntas, solidarias; fuertes en nuestra exigencia de responsabilidades por  que RTVE lo es de todo lo que emite.

Toda reivindicación debe basarse en la necesaria SOLIDARIDAD de quienes no siendo sujeto de la misma, participan de ella y la asumen como propia. Desde un feminismo comprometido “todas las voces, todas, todas las manos, todas “como dice la canción, son bienvenidas, más en estos tiempos donde hay tanto por hacer. Basta con que cada persona mire a su alrededor, seguramente encontrará la manera de ayudar.

Por ello, este DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER, recordemos lo aprendido, hagamos de esa SOLIDARIDAD el instrumento para avanzar, para crecer, como individuos, como ciudadanos y como sociedad.