• fronton web lazo
Imprimir

Un concurso de escándalo

 

Como nos habíamos temido en USO, el concurso público para la designación del nuevo Consejo de Administración de CRTVE ha acabado en agua de borrajas. Dos años de paripé, jugar al despiste o ganar tiempo... Todo un despropósito al que se ha puesto fin en la Mesa de la Comisión Mixta de control parlamentario de RTVE (3 miembros del PSOE y 2 del PP) que ha acordado por unanimidad no tener en consideración la selección de los 20 candidatos más idóneos designados por el Comité de expertos. Esto es, han decidido contar con los 95 aspirantes iniciales, desdeñando el trabajo de los expertos.

PSOE y PP deciden cargarse el concurso para CRTVE, saltándose la Ley, y desprestigiando al grupo de expertos poniéndolos en la picota porque no supieron hacer su trabajo tan bien como ahora lo van a hacer los políticos con sus privilegiados conocimientos, su indiscutible y reconocida experiencia, y su omnisciente dedo.

Qué sabrán los expertos que suelen estar respaldados por la ciencia y en su trabajo no tienen en cuenta variables como la afinidad ideológica, el enchufismo, los privilegios a los amigos, las filias, las fobias, y los intereses ocultos, por no hablar del filibusterismo y la pura imposición de lo políticamente correcto por encima de términos como justicia y eficacia. Expertos designados por ellos mismos. 

OTRO ENORME PASO ATRÁS EN CREDIBILIDAD

No les importa que un proceso al que se quería dar un tinte de auténtica profesionalidad y despolitización, acabe dando la razón a los pesimistas y los agoreros. Que su ya mínima credibilidad se vea menguada entre los profesionales de un sector muy sensible a la subjetividad y a la falta de transparencia en las decisiones de lo público.

Podríamos seguir enumerando argumentos para poner en evidencia lo que, a todas luces, no deja de ser más que una chapucera maniobra política para el control de un medio público.

¿CONCURSO O RIFA?

Para mejorar un 3,15% de audiencia no hace falta poner a los pies de los caballos a los expertos. Pero ya se sabe que la pasión ciega la razón y que, como ya hemos comprobado con la pandemia del COVID, cuando ciertos políticos quieren algo no hay sabio que les haga reconocer sus carencias. Al final pierden ellos (credibilidad y confianza), pierde el colectivo de profesionales y científicos (expertos), perdemos los trabajadores de la CRTVE y, por supuesto, pierde la democracia y con ella todos los ciudadanos sin condición de credo, raza, religión, edad, grupo social o ideología. Recuerda la historia del clavo de la herradura del caballo del general por el que se perdió la batalla y la guerra. Es una cadena. Al final perdemos todos, menos los que han urdido semejante pantomima. Más que un concurso esto parece una rifa de feria.

 

Escribir un comentario



Anti-spam: complete the taskJoomla CAPTCHA