Imprimir

LA INCREÍBLE RESPUESTA DE DOÑA MATEO

 

En esta nota informativa os hacemos llegar la respuesta oficial de la dirección de la CRTVE a las preguntas dirigidas a la Administradora Provisional Única por USO.

Reconoce ignorar los motivos por los que el Gobierno puentea al principal Servicio Público audiovisual, RTVE, en favor de una empresa privada, OVERON. Y también nos sorprende el reconocimiento abierto de la intención de eludir el compromiso y la obligación como Servicio Público de informar con un paternalista “para no preocupar más a la población” que bastante hace con resistir un estado de Alarma promulgado por el Gobierno.

Para USO la auténtica obligación de Servicio Público es la establecida por la Ley, informar verazmente. Y no que “se les recuerde que vamos a salir de esta situación”, acción de manipulación que no recoge la redacción de ninguna de las leyes vigentes sobre el funcionamiento del Servicio Público de la CRTVE.

Según reconoce la Administradora en este escrito, se supone que ha dado el visto bueno antes de que nos lo remitiera el Director de TVE, David Valcarce, la RTVE debe satisfacer deseos, distraer, entretener y evadir al ciudadano. Y no sobrecargarle con la dureza y crueldad de los hechos. Un concepto que choca frontalmente con los preceptos recogidos por el Libro de Estilo vigente en nuestra empresa. 

Seguramente la mayoría de los espectadores preferimos la información pura y dura y el comportamiento serio, riguroso, profesional y empático de un Servicio Público Esencial con la tragedia mundial que estamos sufriendo. Somos adultos y no se nos puede tratar como a inmaduros intelectuales intentando ocultar o soslayar el dolor de una pandemia que ha trastornado la vida de toda la sociedad, ahora y en el futuro.

Estas palabras por escrito revelan con claridad su línea ejecutiva: en caso de crisis aplicar información filtrada o edulcorada. O lo que es lo mismo, ficción antes que información. Gracias por haberse retratado de nuevo, con tanta franqueza como torpeza.

En estos momentos en que se reconocen oficialmente más de 20.000 personas fallecidas, todas con nombre y apellidos, RTVE no puede ser ajena y dar la espalda al dolor que sufren muchos ciudadanos y trabajadores de nuestra casa, por eso, desde aquí, insistimos en poner un lazo negro en todas nuestras emisiones, exceptuando Clan. La sociedad a la que nos debemos está de luto.