• fronton web
Imprimir

TIRÓN DE OREJAS A DOÑA MATEO

 

La Audiencia Nacional acaba de dar un fuerte tirón de orejas a la Administradora Provisional Única, y sobre todo a su equipo de Recursos Humanos, con una sentencia en la que les acusa de "incomprensible pasividad" (página 15 de la sentencia) en su gestión por el tema de las 37,5 horas. Los jueces se lavan las manos sobre la demanda y la desestiman por PROCEDIMIENTO INADECUADO recordándole a la empresa que, por PRINCIPIO DE JERARQUÍA NORMATIVA, estaba capacitada legalmente para aplicar de forma unilateral Y DESDE EL MINUTO UNO la jornada de las 37,5 horas.

Aunque esta sentencia es recurrible(en un plazo de 5 días) ante el Tribunal Supremo, los jueces no han querido ahorrarse el dar de pasada un varapalo a la gestión de la Doña señalando que "la demanda pretende una mera consulta al tribunal, que no está para resolver problemas que la empresa pudo resolver por sí sola".

TOTAL INCOMPETENCIA DE RECURSOS HUMANOS

USO deduce que la directora de Recursos Humanos tiene que ser cesada, además de exigirle devolver a las arcas públicas los elevados costes del proceso fallido, encargado a uno de los despachos más caros del panorama jurídico español. Sobre todo, si tenemos en cuenta que fue esa misma directora la que nos devolvió, al frente del anterior equipo de dirección puesto por el PP, a la jornada de las 35 horas. Parece mentira que su dilatada experiencia como inspectora de Trabajo no le haya servido para calibrar ponderadamente la capacidad jurídica de la empresa en un terreno en el que debería ser experta. ¿ACASO ES DIRECTORA DESCONOCIENDO LOS LÍMITES DE LAS LEYES QUE DEBE APLICAR? ¿Cómo confiar en que el resto de sus gestiones no estén contaminadas y sesgadas por la misma incompetencia? 

Otro de los puntos que la sentencia deja al descubierto es la potencial y supuesta mala fe que empapa la gestión de Doña Mateo. La página 11 de la sentencia (capítulo 5º) da la total razón a USO cuando expusimos que el conflicto colectivo que presentaba la empresa era una CUESTIONABLE táctica jurídica, por evasiva y torticera, para escurrir el bulto y no tener que dar la cara ante los trabajadores. Doña Mateo quiso zafarse de la encerrona y darle la vuelta a la situación. Pero los jueces le han dicho taxativamente que "la empresa puede aplicar las 37,5 horas como empresario, sin perjuicio de posteriores acciones sindicales". Vamos que ella tendría que haber hecho su trabajo y los sindicatos el suyo, que era acudir como demandantes ante los tribunales, y no al revés.

Además, la sentencia da por sentado que la jornada de las 35 horas es tan legal como la de las 37,5 y que durante su aplicación no se ha producido ninguna quiebra a ningún derecho (breve resumen de la sentencia en página 2).  

LA MALA FE DE MATEO Y SU EQUIPO

Esta afirmación de los togados deja muy claro que Mateo ha pretendido escudarse tras UNA SENTENCIA para evitar el bochorno de tener que mostrar su espíritu de dictadora al aplicar unilateralmente UN CASTIGO A TODOS LOS TRABAJADORES. Una tortura para una plantilla que se ha apretado el cinturón durante años para permitir tener un superávit (también reconocido en la sentencia) que nos permitiera acogernos a las excepciones que dan derecho a la vuelta de la jornada semanal de 35 horas.

Así que resulta incomprensivamente exculpatorio el último comunicado de la Dirección General Corporativa en el que por fin reconoce que IMPONE DE FORMA UNILATERAL Y POR IMPERATIVO LEGAL (cuando en realidad es opcional como ha demostrado que hayan tardado un año en darse cuenta) la jornada de 37,5 horas, alegando con todo el cinismo e hipocresía posible, que la sentencia que vosotros mismos habéis podido leer, dice que "la medida que pretendía adoptar la Corporación RTVE, era correcta".

Otra prueba de su mala fe es pretender culpar a los sindicatos de la vuelta a las 37,5 por "no haber aceptado los ofrecimientos de compensar la implantación de esta medida con alternativas de conciliación o formación". 

Hay formas y formas de llamarnos tontos. Los sindicatos nunca hemos negado algo tan evidente como que la ley general está por encima de los convenios colectivos. De hecho, el rechazo a las 37,5 es el único punto en el que todos estamos unidos y lucharemos conjuntamente hasta el final. 

Lo único que pedimos es que la Doña tenga la honestidad, la valentía, la personalidad y la transparencia de reconocer con su voz, rostro, nombre y apellidos, que toma por su interés como gestora profesionalmente no cualificada y nombrada a dedo, decisiones lesivas para el conjunto de los trabajadores de toda la CRTVE. Y que nos diga a la cara que lo hace por dinero. Un dinero que luego despilfarra en incomprensibles y politizados contratos de altos directivos (como Enric Hernández), bonus a los ejecutivos, sospechosas compras de contenidos externos, adjudicaciones turbias e intrascendentes, y contrataciones de interesadas y extrañas asesoría de todo tipo.   

EL CONVENIO: UN CAMPO DE MINAS.

El daño ya está hecho. Mateo ha ganado tiempo y ha dilatado la negociación del convenio. Su táctica dilatoria nos ha llevado a consumir el plazo de negociación sin los acuerdos más importantes. Y nos han puesto ante un cruce de caminos endemoniado. Si queremos convenio hemos de aceptar las 37,5 horas que neutralizan cualquier recuperación económica que hayamos podido pactar (disponibilidad principalmente). Si no firmamos nos arriesgamos a que, como castigo ejemplar en el sector público, nos apliquen (como marca la ley) el infumable convenio sectorial. Sería vivir en el alambre a la espera de que, como dice CCOO, un hipotético nuevo Gobierno cumpla su promesa, derogue la reforma laboral y recupere la ultraactividad. 

Demasiadas incertidumbres para un tema de vital importancia para nuestra subsistencia y futuro. La negociación se ha colapsado y ya es un campo de minas. Una coyuntura previsible en la que, como advertimos con tiempo desde USO, no deberíamos habernos enfrascado. Y esto no es el “bloqueo” del que nos acusa el SI, ya que estamos en todas las negociaciones presentando propuestas y rechazando, lógicamente, las que a nuestro entender dañan los derechos e intereses de todos los trabajadores. Esto es prudencia, control de los tiempos y sentido común, o no tan común en algunos, como estamos comprobando con el devenir de los acontecimientos. 

Así que el próximo 17 de diciembre, usa tu derecho en las elecciones sindicales para elegir gestores profesionales. No te dejes embaucar por cantos de sirena, ni huecas promesas que, con trasfondo emotivo-ideológico, solo buscan utilizar tu confianza para conseguir intereses personales.

USO, SINDICALISMO DE LEY

 

 

Escribir un comentario



Anti-spam: complete the taskJoomla CAPTCHA