• fronton web
Imprimir

LAS 37´5 HORAS, VISTAS PARA SENTENCIA.

 

La Sala de los Social de la Audiencia Nacional ha cerrado ayer el juicio del Conflicto Colectivo para la implantación de las 37,5 horas de jornada semanales en la CRTVE y ha dejado vista para sentencia la demanda presentada por la Dirección de la Empresa contra su propia decisión de haber vuelto a las 35 horas en julio de 2018.

El hecho de que el juez vaya a incorporarse de inmediato a Tribunal Superior nos hace pensar que habrá una sentencia rápida. Y que sea en el sentido que sea, será recurrible a instancias superiores tanto por la Dirección, como por los sindicatos que de forma unitaria hemos defendido en el juicio los intereses de los trabajadores. 

No así la Dirección, cuyo abogado contratado exprofeso para defender esta demanda, argumenta en el juicio que nunca se aprobó la aplicación de las 35 horas porque no estaba en el Convenio y que, además, un informe de la abogacía del Estado de noviembre de 2018 afirmaba que la jornada obligatoria en el sector público es de 37,5 horas semanales. También han insistido en que en la Administración General del Estado no se cumplen los “Objetivos de estabilidad presupuestaria y Regla de Gasto”, que sin embargo si se cumplen en la CRTVE en 2017 y 2018 (ambos años con superavit presupuestario), lo que nos permitiría regresar (según la Ley 6/18 en vigor) a las 35 horas según lo previsto en el acuerdo de los sindicatos con el Gobierno.

LAS 37,5 HORAS Y LA NEGOCIACIÓN DEL III CONVENIO

En este punto cabe destacar que a lo largo de todo el juicio ha quedado patente y certificado (según consta y se puede comprobar en la página 4 del Acta y las grabaciones audiovisuales del juicio) que el regreso a las 37,5 horas semanales está indisolublemente vinculada a la actual negociación del III Convenio. Hasta el punto de que la empresa asegura ante el juez que no firmará dicho convenio si no ampara lo que ellos consideran una "obligación legal". Y eso es los que, en opinión de USO, debe dirimir el magistrado después de que los sindicatos hayamos argumentado que en el I Convenio se pactaron muchas medidas para que la CRTVE alcanzara el equilibrio presupuestario del que ahora disfruta.

Como ya hemos dicho en otras notas informativas, es curioso que la dirección de la empresa, convencida de que tenemos que volver a la jornada de 37’5 horas, no las haya impuesto. Y que su forma de intentar aplicarlas pase por derivar este asunto a la Magistratura eludiendo su responsabilidad.

CUANDO MENOS, UNA IMPRUDENCIA SINDICAL

USO no quiere entrar en la disputa que han desatado CCOO contra UGT/SI por la imputación de responsabilidades en esta situación. Nadie sabe a ciencia cierta si el no haber denunciado el II Convenio, y estar “disfrutando” en este momento de su ultraactividad, hubiera evitado el giro de 180º de la Dirección. Lo más probable es que Doña Mateo y su equipo hayan recurrido a la prolongación de la jornada para reducir las consecuencias del aumento de la masa salarial. En el juicio han alegado que los sindicatos hemos rechazado durante la negociación del III Convenio "fórmulas para compensar" dicho incremento. Lo que da por sentado que, aunque el bloque UGT/SI denunciaron el II Convenio presuponiendo que la jornada vigente era de 35 horas, dicho acuerdo no constaba en convenio y que, técnicamente se partía de las 37,5 horas. 

Un fallo de cálculo irresponsable que ahora estamos pagando todos y que, si los tribunales fallan en nuestra contra, nos acabará saliendo tan caro como que las subidas se queden, a la hora de la verdad, en agua de borrajas. Lo comido por lo servido.

USO no acusa a nadie de "mentir" o de "mala fe", sino de grave error de cálculo y de ingenuidad en la praxis de la negociación sindical. Una cosa es creer que se tienen ventajas negociadoras y otra muy distinta es no saber asumir los reveses sufridos por ese error de cálculo. Hemos ido a por lana y podemos salir trasquilados.

No es el momento de acusaciones mutuas e indiscriminadas. Es el momento de confiar en la Justicia y esperar que los tribunales nos den la razón. Y si la sentencia es desfavorable, seguir luchando, vía recurso, hasta el final. Las cuotas de responsabilidad las dirimirán un moralmente obligado referéndum sobre el III Convenio y las urnas en las elecciones sindicales del 17 de diciembre. Eso es auténtica y legítima Democracia.

 

USO, SINDICALISMO DESPOLITIZADO

 

 

Escribir un comentario



Anti-spam: complete the taskJoomla CAPTCHA