• thumbnail fronton web
Imprimir

EL CdI BARRE PARA SU CASA

 

En USO nos ha sorprendido el manifiesto emitido por el Consejo de Informativos en defensa de uno de sus miembros (Alazne Maturana) duramente criticada en las redes sociales por señalar (durante su intervención en un directo del Telediario Fin de Semana) a un líder de Vox como instigador de una carga policial contra un grupo de manifestantes en una protesta no autorizada.

En opinión de USO, el CdI ha incurrido en el grave conflicto de querer ser JUEZ Y PARTE. Lo propio de cualquier órgano auténticamente democrático hubiera sido abstenerse de emitir cualquier juicio de valor sobre un asunto en el que está implicado uno de sus miembros. Y más cuando se trata de redes sociales y no de medios de comunicación oficiales.

El comunicado se permite el lujo de valorar como "acusaciones infundadas e injustas" (sin el preceptivo y ético “supuesto”), las opiniones personales de terceros, acción que da toda la impresión de ser una injerencia interesada y nepotista con tintes de prevaricación.

Por la misma regla de tres, el CdI tendría que haber manifestado su repulsa a los mensajes emitidos por Xavier Fortes (llamando "tarado ocioso" a un espectador) o a Enric Hernández (crítica a Rivera).

EL CdI SACA LOS PIES DEL TIESTO

El comunicado del CdI parece más bien obra de activistas que de periodistas. Claramente supera los límites de las funciones para las que fue creado. USO considera todo un ejercicio de cinismo e hipérbole utilizar a modo de escudo el marchamo de "órgano elegido por trabajadores de TVE" porque falta el "algunos" ya que en su elección ni siquiera participó la mitad del restringido censo oficial.

Arrogarse (para este tema) con la representatividad de todo el colectivo de empleados de RTVE es desproporcionado, arrogante, impropio y de poco recorrido democrático.

Máxime cuando en las redes sociales se producen campañas más sonoras y con más repercusión contra productos emitidos por RTVE.

¿Acaso Alazne Maturana es especial y requiere de más protección que otros muchos compañeros criticados cruelmente en Internet? Está claro que su condición de miembro del CdI y pareja de un dirigente sindical del Comité Intercentros le debe conferir de un halo profesional y personal superior al del resto de compañeros supuestamente agraviados.

Y ya de paso ¿quién es el CdI para pedir a los partidos políticos y a sus líderes un "ejercicio de su responsabilidad" y dar órdenes de "que se abstengan de hacer valoraciones que promuevan o instiguen campañas de difamación sobre el ejercicio periodístico de nuestros compañeros"? ¿Qué autoridad confiere al CdI la potestad de llamar (en nombre de todos los trabajadores de RTVE) "irresponsables" a los partidos políticos y a sus líderes por sus opiniones libre y legalmente expresadas? Si son delito, para eso están los tribunales y la Ley. Y si no lo son, como trabajadores de Servicio Público, debemos limitarnos a leer o escuchar y darles el valor que cada uno considere oportuno.

Lo que está claro en la Constitución es que cada ciudadano, u organización legal, puede opinar lo que le dé la gana a título personal e individual, siempre que no sobrepase los límites legales que delimita el Código Penal.

CCOO ATACA A LOS TRABAJADORES

A USO nos ha sorprendido la solicitud de CCOO de que la empresa expediente a una compañera por sus opiniones vertidas en Internet. Vamos, que a partir de ahora ¿van a ser los sindicatos los que pidan sanciones y abrán expedientes a los trabajadores? El mundo al revés. Estalinismo, macartismo y caza de brujas en estado puro.

España es una democracia en la que rige el Estado de Derecho y no se puede acusar de haber cometido un delito sin haber sentencia judicial. Por lo visto a CCOO eso le trae al pairo y acusa abierta y directamente a una compañera de "comportamientos delictivos". Te puede caer peor, o te puede caer mejor. Puedes estar en acuerdo, o en desacuerdo con sus opiniones. Pero si en CCOO están seguros de que se ha cometido un delito, lo primero que tienen que hacer es acudir a los tribunales, porque si no son ellos los que PRESUNTAMENTE cometen el delito de difamación, injurias y calumnias del que acusan a otros. Se predica con el ejemplo, salvo que se pretenda hacer ruido en plena precampaña electoral utilizando intereses políticos (por todas las partes implicadas) en temas que al final dañan la imagen de RTVE ante la opinión pública.

Y para dar ejemplo, en USO, cuando creemos que se ha cometido una injusticia, presentamos un conflicto colectivo (o la demanda oportuna) en los tribunales (tenemos varios en marcha y otros en cartera). Y gracias a nuestras victorias ante el juez todos hemos salido beneficiados ya sea en nuestras nóminas, o en nuestras condiciones de trabajo.

Lo contrario es fascismo en estado puro. Tirar la piedra y esconder la mano. Y abrir la Caja de Pandora que conduce al deterioro de la convivencia y la paz social.

Trabajadores acusando criminalmente a otros trabajadores, por sus opiniones. Ya no podíamos caer más bajo en CRTVE. Lo siguiente será meternos miedo, como a los niños, diciéndonos que viene el CCOO.

 

USO, UN SINDICALISMO DE LEY, JUSTICIA,

LIBERTAD Y DERECHOS FUNDAMENTALES

 

ARDE EL CCTT DE BALEARES

Un incendio en el cuadro eléctrico del bloque de viviendas donde está situado el Centro Territorial de RTVE está impidiendo que nuestros compañeros puedan cumplir con su trabajo de forma adecuada.

La emisión de Radio Nacional se está realizando desde la Unidad Móvil, y en el centro, a estas horas, aún no ha llegado la electricidad. Es improbable que se pueda emitir el informativo territorial en un día especialmente complicado por las condiciones meteorológicas adversas que se están produciendo en esa parte del Mediterráneo.

Esto es lo que tiene estar en un bloque de viviendas. No hay generador que supla la falta de electricidad, ni es fácil su instalación porque se tiene que colocar en la calle, necesitando para ello permisos y haciendo el enganche a través de la fachada.

Afortunadamente, ningún compañero ha visto afectada su salud por este hecho.

 

En USO nos ha sorprendido el manifiesto emitido por el Consejo de Informativos en defensa de uno de sus miembros (Alazne Maturana) duramente criticada en las redes sociales por señalar (durante su intervención en un directo del Telediario Fin de Semana) a un líder de Vox como instigador de una carga policial contra un grupo de manifestantes en una protesta no autorizada.

En opinión de USO, el CdI ha incurrido en el grave conflicto de querer ser JUEZ Y PARTE. Lo propio de cualquier órgano auténticamente democrático hubiera sido abstenerse de emitir cualquier juicio de valor sobre un asunto en el que está implicado uno de sus miembros. Y más cuando se trata de redes sociales y no de medios de comunicación oficiales.

El comunicado se permite el lujo de valorar como "acusaciones infundadas e injustas" (sin el preceptivo y ético “supuesto”), las opiniones personales de terceros, acción que da toda la impresión de ser una injerencia interesada y nepotista con tintes de prevaricación.

Por la misma regla de tres, el CdI tendría que haber manifestado su repulsa a los mensajes emitidos por Xavier Fortes (llamando "tarado ocioso" a un espectador) o a Enric Hernández (crítica a Rivera).

EL CdI SACA LOS PIES DEL TIESTO

El comunicado del CdI parece más bien obra de activistas que de periodistas. Claramente supera los límites de las funciones para las que fue creado. USO considera todo un ejercicio de cinismo e hipérbole utilizar a modo de escudo el marchamo de "órgano elegido por trabajadores de TVE" porque falta el "algunos" ya que en su elección ni siquiera participó la mitad del restringido censo oficial.

Arrogarse (para este tema) con la representatividad de todo el colectivo de empleados de RTVE es desproporcionado, arrogante, impropio y de poco recorrido democrático.

Máxime cuando en las redes sociales se producen campañas más sonoras y con más repercusión contra productos emitidos por RTVE.

¿Acaso Alazne Maturana es especial y requiere de más protección que otros muchos compañeros criticados cruelmente en Internet? Está claro que su condición de miembro del CdI y pareja de un dirigente sindical del Comité Intercentros le debe conferir de un halo profesional y personal superior al del resto de compañeros supuestamente agraviados.

Y ya de paso ¿quién es el CdI para pedir a los partidos políticos y a sus líderes un "ejercicio de su responsabilidad" y dar órdenes de "que se abstengan de hacer valoraciones que promuevan o instiguen campañas de difamación sobre el ejercicio periodístico de nuestros compañeros"? ¿Qué autoridad confiere al CdI la potestad de llamar (en nombre de todos los trabajadores de RTVE) "irresponsables" a los partidos políticos y a sus líderes por sus opiniones libre y legalmente expresadas? Si son delito, para eso están los tribunales y la Ley. Y si no lo son, como trabajadores de Servicio Público, debemos limitarnos a leer o escuchar y darles el valor que cada uno considere oportuno.

Lo que está claro en la Constitución es que cada ciudadano, u organización legal, puede opinar lo que le dé la gana a título personal e individual, siempre que no sobrepase los límites legales que delimita el Código Penal.

CCOO ATACA A LOS TRABAJADORES

A USO nos ha sorprendido la solicitud de CCOO de que la empresa expediente a una compañera por sus opiniones vertidas en Internet. Vamos, que a partir de ahora ¿van a ser los sindicatos los que pidan sanciones y abrán expedientes a los trabajadores? El mundo al revés. Estalinismo, macartismo y caza de brujas en estado puro.

Mientras no se demuestre lo contrario, España es una democracia en la que rige el Estado de Derecho y no se puede acusar de haber cometido un delito sin haber sentencia judicial. Por lo visto a CCOO eso le trae al pairo y acusa abierta y directamente a una compañera de "comportamientos delictivos". Te puede caer peor, o te puede caer mejor. Puedes estar en acuerdo, o en desacuerdo con sus opiniones. Pero si en CCOO están seguros de que se ha cometido un delito, lo primero que tienen que hacer es acudir a los tribunales, porque si no son ellos los que PRESUNTAMENTE cometen el delito de difamación, injurias y calumnias del que acusan a otros. Se predica con el ejemplo, salvo que se pretenda hacer ruido en plena precampaña electoral utilizando intereses políticos (por todas las partes implicadas) en temas que al final dañan la imagen de RTVE ante la opinión pública.

Y para dar ejemplo, en USO, cuando creemos que se ha cometido una injusticia, presentamos un conflicto colectivo (o la demanda oportuna) en los tribunales (tenemos varios en marcha y otros en cartera). Y gracias a nuestras victorias ante el juez todos hemos salido beneficiados ya sea en nuestras nóminas, o en nuestras condiciones de trabajo.

Lo contrario es fascismo en estado puro. Tirar la piedra y esconder la mano. Y abrir la Caja de Pandora que conduce al deterioro de la convivencia y la paz social.

Trabajadores acusando criminalmente a otros trabajadores, por sus opiniones. Ya no podíamos caer más bajo en CRTVE. Lo siguiente será meternos miedo, como a los niños, diciéndonos que viene el CCOO.

USO, UN SINDICALISMO DE LEY, JUSTICIA, LIBERTAD Y DERECHOS FUNDAMENTALES

 

ARDE EL CCTT DE BALEARES

Un incendio en el cuadro eléctrico del bloque de viviendas donde está situado el Centro Territorial de RTVE está impidiendo que nuestros compañeros puedan cumplir con su trabajo de forma adecuada.

La emisión de Radio Nacional se está realizando desde la Unidad Móvil, y en el centro, a estas horas, aún no ha llegado la electricidad. Es improbable que se pueda emitir el informativo territorial en un día especialmente complicado por las condiciones meteorológicas adversas que se están produciendo en esa parte del Mediterráneo.

Esto es lo que tiene estar en un bloque de viviendas. No hay generador que supla la falta de electricidad, ni es fácil su instalación porque se tiene que colocar en la calle, necesitando para ello permisos y haciendo el enganche a través de la fachada.

Afortunadamente, ningún compañero ha visto afectada su salud por este hecho.

Escribir un comentario



Anti-spam: complete the taskJoomla CAPTCHA