• thumbnail fronton web
Imprimir

RTVE, EN EL CAOS

 

USO lamenta que la primera comunicación que publiquemos a la vuelta de vacaciones sea para informaros de que TVE es noticia porque hemos marcado el mínimo histórico de audiencia desde su fundación (8,7% de share) y que su nombre sale asociado a titulares tan decepcionantes como: "verano catastrófico", "Huerta, Mota y Sardá dan la extremaunción a TVE", "veranus horribilis en TVE" "peor agosto en la historia de La1”, etc. Hace tiempo que somos presa de la entropía, una ley de la termodinámica que explica matemáticamente la tendencia hacia el caos de los sistemas. También explica que la única forma de evitar la destrucción definitiva en manos del caos es la introducción de nuevas energías que provoquen un nuevo empuje.

Se trata de un claro ejemplo que nos ofrece la ciencia para intentar entender lo que de verdad ocurre y por qué la inercia nos conduce hacia un triste final. Pero lo que es aún peor es que la dirección provisional de Doña Mateo (y todo su equipo directivo), han pasado a ser un catalizador que acelera el efecto de la entropía en la CRTVE. Todos sus intentos de cambio de programación han fracasado estrepitosamente sin que ninguno de los ejecutivos responsables haya entornado el mea culpa ni se hayan emprendido acciones correctoras.

(Recreación del negro durante la emisión de La Vuelta, sobre las 17:30)

El último y patético ejemplo lo hemos sufrido este mismo domingo durante la retransmisión de la Vuelta Ciclista a España. Una previsible tormenta con granizada en las cumbres pirenaicas de Andorra llevaron a negro la emisión durante cinco minutos, los más interesantes de la etapa y en los momentos en los que se disputaba el liderato con corredores españoles en liza. Una situación semejante, sino peor, se vivió en el pasado Tour de Francia y obligó a suspender la etapa sin que en ningún momento se perdiera la señal en directo. Los franceses con sus medios mantuvieron en todo momento imágenes, aunque fuera de forma restringida, de la competición y el estado de las carreteras. Por el contrario, aquí, con medios propios, hemos perdido hasta el audio del equipo de comentaristas que estaban en la meta con enlaces terrestres.

Imagen y sonido se han ido totalmente a negro y la Continuidad lo ha resuelto durante 5 interminables minutos con una emisión de una ráfaga genérica con el logo de La1 y un fondo musical, sin más información. Algo tarde han comenzado a emitir promociones de esas que espantan a la audiencia y por las que nos multan.

Los veteranos hemos echado de menos aquellos carteles de "Disculpe las molestias. Tenemos problemas técnicos. Sigan atentos a sus pantallas. En breve continuará nuestra emisión". No hace falta retrotraernos a las emisiones en blanco y negro cuando los locutores de continuidad apañaban estas incidencias dando explicaciones de viva voz en directo.

Hay muchos más ejemplos de ese caos, como que el Teletexto (ese servicio público contratado de noticias plagado de errores tipográficos y ortográficos) lleve casi una semana anunciando los resultados y clasificaciones de esa Vuelta a España (evento exclusivo de RTVE) en la página 170 sin que al seleccionarla aparezca nada de nada, o información caducada de la Liga de Campeones. Y sin que ningún jefe se responsabilice y se digne a dimitir. 

SÍNTOMAS DE UNA GESTIÓN INCOMPETENTE Y DECADENTE

Y esto son solo un par de ejemplos de la larga lista que tenemos elaborada con testimonios de nuestros desmoralizados compañeros. La dejadez, la desidia, el abandono, la falta de prurito e interés profesional y la incompetencia que emana hacia la base desde la cima de la pirámide se están apoderando de una plantilla cansada de verse obligada sacar las castañas del fuego de la ineptitud de una estructura directiva que pese a estar mejor pagada, está marcada por el fracaso.

La audiencia es el termómetro de su gestión. El que utilizan todas las televisiones del mundo, tanto públicas como privadas. Pero para la capacidad intelectual de Doña Mateo (y su equipo) esos números parecen estar encriptados.

Visto lo visto, y ante la ceguera y sordera autoinfligida en las que se ha enrocado Doña Mateo, en USO no nos queda otra salida que utilizar la ironía y el sarcasmo como consuelo. Ya ni siquiera nos tranquiliza el argumento del 'CUANTO PEOR, MEJOR' al que se aferran algunos buscando un efecto placebo. Porque lo cierto es que estamos al borde del abismo, en el caos y ya casi hemos llegado al “peor imposible”.

En USO hubiéramos preferido recibiros a la vuelta del verano con un mensaje positivo y gratificante pero lamentablemente los hechos son tercos y se empeñan en lo contrario, por mucho que la dirección trate de colocarnos cortinas de humo para despistar la atención, como la de “Informativos del siglo XXI” en una única sede en Prado del rey a finales de julio. No nos queda más remedio que aferrarnos al objetivo de seguir luchando con todas nuestras fuerzas, a pesar de que tenemos al enemigo dentro, en defensa de la prestación de un servicio público de la mejor calidad posible y de la sostenibilidad de nuestros puestos de trabajo. Que no es poco...

 

USO, UN EQUIPO DE PROFESIONALES

EN DEFENSA DE TUS INTERESES

 

 

Escribir un comentario



Anti-spam: complete the taskJoomla CAPTCHA