• thumbnail fronton web
Imprimir

Gran Hermano en CRTVE

 

A partir de ahora vais a estar controlados por una aplicación informática (en todo momento) dentro de vuestro puesto de trabajo. Así lo ha ordenado y comunicado el Director General de la Corporación, Federico Montero, a todos los directores y jefes de unidad que deberán indicar a la Dirección de Sistemas el puesto de trabajo de cada empleado de la Corporación.

Según el comunicado, los directores y jefes de unidad están obligados a ubicar al personal a su cargo en un mapa desplegable de las instalaciones al que deben acceder a través de Portal del Manager de la Intranet.

"Cualquier variación del puesto de trabajo del personal debe quedar registrada para que la aplicación permita delegar la tarea en otra persona, no así la responsabilidad."

Los trabajadores que por su cometido deban desplazarse por distintos lugares, se ubicarán en las dependencias en las que suelan estar entre tarea y tarea "y en el caso de no tener dependencia, en el despacho de su superior jerárquico."

 

¿MEJORAR LA SEGURIDAD, O MEJORAR EL CONTROL?

La justificación para la medida se fundamenta en "mejorar las medidas de seguridad en los edificios en aspectos tales como el cálculo de ocupación de las dependencias y el dimensionamiento y gestión de las Brigadas de Emergencia encargadas de evacuar los edificios". Pero surge la pregunta de quién nos garantiza que al final no acabe por convertirse en una herramienta para un control exhaustivo destinado a limitar la libertad de movimiento de los trabajadores que normalmente se lleva con tarjetas de control de acceso, o con el propio “cipol” sin el que no se puede entrar o salir de las instalaciones.

Tampoco queda claro si podrá utilizarse como un geolocalizador rudimentario para un seguimiento de la actividad de cada trabajador y si eso limitará la posibilidad de “pasear y estirar las piernas” cada cierto tiempo como recomiendan las medidas de salud laboral.

Demasiadas incógnitas en la implementación de nuevas tecnologías que, a juicio de USO, podrían entrar en conflicto con derechos fundamentales y la privacidad de cada trabajador y que deberían ser debidamente explicados por el Director General Corporativo. Seriá terrible extender entre los empleados la sensación de que cada departamento de la Corporación es la celda de una cárcel controlada por un “Gran Hermano” tecnológico.

Escribir un comentario



Anti-spam: complete the taskJoomla CAPTCHA