• thumbnail fronton web
Imprimir

¿QUIÉN ES EL IRRESPONSABLE?

 

Por alusiones nos vemos obligados a salir al paso de la nota de UGT calificándonos de "irresponsables" y de ser “apuñaladores” del Plan de Pensiones de la CRTVE.

En su estrategia de extender 'fake news', nuestros compañeros echan balones fuera tergiversando nuestros argumentos. USO solo ha insistido en que parece irracional querer repartir nuestros aumentos de sueldo redirigiendo una parte de manera obligatoria al Plan, cuando éste está registrando pérdidas, como hemos reconocido, por una coyuntura de ralentización de la economía mundial, sobre todo europea, que parece no tener solución a corto y medio plazo. Por eso nos preguntamos por qué tanto empeño en ese desvío (que con toda seguridad se traducirá en pérdidas) mientras la empresa no hace aportaciones y el resto de los funcionarios del Estado cobran sus aumentos puntualmente de forma porcentual en todas las cantidades de convenio.

USO no se ha mostrado nunca en contra el Plan de Pensiones. Asegurar eso es mentir por el simple hecho de que la mayoría de nuestros afiliados están suscritos al Plan. Intentar hacer parecer que atacamos nuestros propios intereses es una incalificable maniobra de distracción para seguir encubriendo unos oscuros intereses particulares de financiación del sindicato a costa de dividendos y comisiones de gestión. Y la última nota de UGT no hace más que confirmar esas sospechas.

ATACANDO PARA DESPISTAR

Acusar a USO de intereses "espurios (según el diccionario: ilegítimo, bastardo, adulterado, falsificado, fraudulento) y personales" es, cuando menos, una difamación malintencionada porque todo el mundo sabe que USO no recibe ni un céntimo de ese tipo de gestión, ni intercambia favores con la patronal a cambio de vete a saber qué otros beneficios.

Acusarnos de eso dice poco a vuestro favor. USO no tiene sentenciados judicialmente a ninguno de nuestros dirigentes. No es muy buena política defenderse atacando cuando se tienen muertos en el armario. Y encima os permitís ponernos a la altura de los que han provocado una escandalosa brecha de seguridad con los datos del Plan. 

Está bien que tanto CCOO como UGT, en un aceptable ejercicio de transparencia, hayan tenido que salir al paso de nuestras preguntas y observaciones defendiendo su gestión con argumentos técnicos que clarifican el porqué de las pérdidas. 

Pero lo único que queremos saber es el por qué tenemos que destinar a la fuerza parte de nuestros incrementos de salario a ese Plan. ¿Por qué no dejar que cada trabajador destine libremente la cantidad que él mismo decida y quiera al ahorro en la forma que él mismo prefiera (algunos tienen planes de pensiones privados más rentables que el nuestro)? ¿Por qué tanta alergia al libre albedrío y capacidad de decisión individual? Reconocéis sin tapujos que "el verdadero y único gran problema del Plan es la falta de contribuciones del sector público" algo que vosotros mismos calificáis de "problema fundamental" ¿Entonces?

Si de verdad os creéis vuestras palabras, seguimos sin entender por qué esa obsesión de engordar un plan que solo tiene pasado: el de rentabilizar las cantidades ya aportadas durante años por la empresa como salario diferido. 

Está muy bien que usando vuestro autoproclamado poder político, os vanagloriéis de ser "el único sindicato que aporta soluciones con la presentación de enmiendas en las distintas tramitaciones de las Leyes de Presupuestos Generales del Estado y reuniones en el Ministerio de Economía". Teniendo tanto poder no os vais a quedar de brazos cruzados. Pero vuestro poder debe ser muy limitado porque hasta ahora no habéis conseguido nada de nada. Ni siquiera la derogación de la tan lesiva Reforma Laboral.

UN PLAN SIN FUTURO

Eliminada la aportación de la empresa, el Plan ha dejado de tener futuro. Vosotros mismos lo destacáis avanzando que "lo que sí va a ser un verdadero problema para el Fondo es que los próximos cuatro años está previsto que más de 1600 partícipes se jubilen, y si retiran todo de golpe podría suponer una importante descapitalización".

¿En qué quedamos? Si el Plan tiene problemas y su futuro está seriamente amenazado para los jóvenes y los que se incorporen a partir de ahora, qué sentido tiene seguir aportando.  Y no lo dice USO. Lo decís vosotros mismos y no interpretamos vuestras palabras; solo las entrecomillamos.

Visto lo visto está claro que la situación daña el volumen de las contraprestaciones monetarias a recibir por la gestión, tanto para el BBVA como para los “sindicatos”. De ahí la necesidad de que, sea de la forma que sea hay que seguir engordándolo para que siga vivo.   

Intentar manipular nuestras palabras para hacer creer a algunos inocentes crédulos que somos los que dañamos el Plan es una insidiosa y descarada mentira y una forma de justificar el querer seguir imponiendo de forma dictatorial un reparto que discrimina a los trabajadores que no son partícipes del Plan (que los hay, unos mil) o a los muchos que, por ser jóvenes o haber entrado hace poco en él, no tienen ni sueñan ya en alcanzar esas rentabilidades históricas tan espectaculares acumuladas en años de bonanza que desgraciadamente ya no volverán. 

 

USO, INTRANSIGENTES CON LAS MENTIRAS

 

Escribir un comentario



Anti-spam: complete the taskJoomla CAPTCHA