• thumbnail fronton web
Imprimir

DIFERENCIAS ENTRE GRAVE, MUY GRAVE O LEVE

 

La Asesoría Jurídica de RTVE nos ha comunicado ayer un nuevo “parte médico” sobre la brecha de seguridad que afecta a todos los empleados de la CRTVE. Ahora nos dice que lo que en principio se pensó era de pronóstico muy grave, se ha reducido a grave en uno de los aspectos y a leve en otra de sus facetas, pero no nos dice si hay que operar o si se curará con antibióticos.

Aunque no dan detalles de los resultados de su "investigación interna", y pese a su sospechosa intención de quitarle hierro al asunto, los abogados de la empresa confirman de forma contundente e incuestionable, que se extraviaron datos personales tanto de los trabajadores de la CRTVE, como de los del Ente Público RTVE en liquidación. Reconocen la existencia de una brecha de seguridad que en los tiempos que corren, supone una seria amenaza (ya veremos en su momento su gravedad) para la privacidad de los más de 7.000 implicados (en realidad unos 11.000).

SER JUEZ Y PARTE

En USO nos parece correcto que se hayan seguido los procedimientos legales establecidos para un fallo/error de este calibre. Y también agradecemos el obligatorio ejercicio de transparencia de la Dirección de Asesoría Jurídica al informarnos de los pasos que se están dando en la investigación. Hasta ahí todo correcto.

Pero no estamos por la labor de que los técnicos del departamento jurídico (sobre cuya cualificación e intenciones no tenemos ninguna duda) se conviertan en juez y parte, dando la sensación de querer zanjar el asunto sin que se periten las consecuencias por parte de reputados y auténticos expertos independientes.

A USO nos parece más oportuno que debiera ser un juez y un juzgado (el único capacitado y reglamentado por la Ley) quién determine el alcance y la repercusión de un incidente cuyo alcance ahora no se puede calcular con un somero análisis técnico de un departamento implicado e interesado en el asunto.

No estamos juzgando intenciones, estamos ejercitando los mecanismos que nuestra sociedad, un Estado de Derecho, pone a nuestro alcance para proteger un derecho tan delicado y fundamental como el de la privacidad. Protegido y amparado además en el Reglamento Europeo de Protección de Datos.

Sobretodo cuando empiezan a retorcerlo con eso de que una cosa es la cantidad de afectados y otra la trascendencia de los datos perdidos. Esas son distinciones o matices que solo puede dirimir un juez y por eso no estamos dispuestos a obviarlo. En USO queremos ejercitar nuestro derecho para que se audite el caso de forma profesional, justa e independiente.

QUE CADA PALO AGUANTE SU VELA 

Las consecuencias por ahora son imprevisibles e incalculables, y por ello hemos recurrido a los mejores expertos como hacen en las democracias más avanzadas del mundo. La Unión Europea está especialmente sensibilizada y preocupada por asuntos sociales y de derechos civiles tan novedosos como este. El caso de esta brecha en un colectivo como el de la CRTVE podría suponer un precedente y acabar sentando jurisprudencia. Solo los tribunales están capacitados para señalar responsabilidades y dictar sentencias legales en una sociedad en la que, por el buen funcionamiento de las estructuras democráticas, el que la hace debe pagarla. Para aprender, a veces, hay que perder. Y que cada palo aguante su vela.

 

USO, TU SINDICATO. AFILIATE

Escribir un comentario



Anti-spam: complete the taskJoomla CAPTCHA