• thumbnail fronton web
Imprimir

EL CONCURSO, A NEGRO

 

Con nuestra nota titulada ¡Las uvas a negro! paramos la aplicación de la jornada de 37’5 horas que la dirección de la empresa quería volver a aplicarnos desde el día uno de enero. ¡Todo un éxito! Lamentablemente no podemos hacer lo mismo con la situación caótica actual que vivimos en CRTVE. Seguiremos con un mandato provisional hasta bien entrado el verano, si no es más. Terminada de forma abrupta la legislatura, se disolverán las Cortes y con ellas se irá al limbo el Concurso para la designación de Presidente y Consejo de Administración de la Corporación. 

 

 

El intento se ha ido a negro como los viernes que protagonizamos los empleados confiando en una despolitización de nuestra empresa. Algunos ya están promoviendo nuevas movilizaciones por el estrepitoso fracaso cosechado por la gestión de Rosa maría Mateo como Administradora Provisional Única.

 

En los próximos meses, y menos en medio de una monumental campaña electoral, entre los partidos no habrá negociación sobre nombramientos para cubrir vacantes en los órganos institucionales. Y tampoco habrá apoyo para los decretos que el Ejecutivo “en funciones” quiere pasar por la Cámara.  Así que la provisionalidad de la CRTVE se estirará, como mínimo, hasta final de año. Nuestro gozo, en un pozo. Y si Pedro Sánchez ha reconocido a sus ministros que resistir hasta octubre era una "tortura", imaginaos lo que va a ser para nosotros teniendo en cuenta que el paso del tiempo siguen erosionando nuestra imagen ante la opinión pública y las audiencias.

 

¿INTERINIDAD CALCULADA?

 

En USO se nos plantea la duda de si esta situación de interinidad estaba calculada desde el principio, o fomentada durante el proceso. Desde el arranque del Concurso hubo dudas sobre las bases de la convocatoria, los requisitos exigidos a los candidatos y los baremos de puntuación establecidos por un Comité de Expertos en el que había una notable ascendencia política. Al final se cumplieron los pronósticos y todo el aparato quedó bloqueado por las impugnaciones de los candidatos. Incluidos los que habían pasado la criba y estaban entre los 20 finalistas. La baja presencia de mujeres en ese grupo (recordemos los requisitos de paridad de género) condiciona los criterios de selección ya que cumplir con la regla del 50% supone que las cuatro clasificadas ya tienen un puesto asegurado entre los 10 miembros del futuro consejo de administración.

 

El caso es que lo que en un principio estaba previsto para tres meses se va a ir a finales del 2019, con suerte. El nuevo ejecutivo tendrá la posibilidad de prorrogar a Mateo, designar a un nuevo administrador único, e incluso, en función de los acuerdos parlamentarios, usar la ley vigente para nombrar un nuevo Consejo de Administración por Decreto. El tiempo dirá si avanzamos, nos estancamos o damos un nuevo paso atrás.

 

USO apoya desde el principio la convocatoria del concurso. Y seguirá siendo nuestra primera opción. Estamos abiertos, y proponemos que se corrijan los defectos detectados en el primer intento, tanto en la selección del comité de expertos, como en bases del concurso y baremos de puntuación. Y habrá que adaptarlo a las leyes de paridad para que no se produzcan agravios comparativos. Toda una odisea si tal como apuntan los sondeos, las urnas dan un resultado muy fragmentado.

 

UN CONVENIO EN EL AIRE

 

Lo peor no se queda ahí. El cambio de paradigma en el horizonte político español nos ha pillado (como tantas veces advertimos en USO) con el pie cambiado. Ya hemos perdido casi seis meses del plazo de un año para negociar el Convenio Colectivo so pena de ser castigados con la aplicación del convenio sectorial (muy lesivo para los trabajadores de la CRTVE). Esperemos que no sea así. 

 

Los promotores de tal desatino (el “bloque” UGT-SIC) andan disimulando y dando largas con mensajes centrados en evitar que cunda el pánico y en que les salga gratis su desatino. Con semejante panorama, difícilmente van a ser efectivas sus desesperadas llamadas de auxilio a sus respectivas comisiones ejecutivas estatales. En este sentido, los trabajadores de la CRTVE también estamos en manos ajenas. Un ejemplo del sindicalismo irresponsable que algunos practican. Y un toque de atención para aprender a valorar el peso de una papeleta en unas elecciones sindicales.

 

SEGUIMOS EN EL ALAMBRE

 

No nos queda otra salida que pediros (además de vuestra comprensión y apoyo) paciencia y serenidad. Nuestra obligación es seguir remando como siempre lo hemos hecho porque los meses de campañas y urnas que nos esperan requieren sacrificios profesionales. 

 

Entre todos debemos seguir cumpliendo con nuestra obligación de SERVICIO PÚBLICO, y eso requiere la máxima objetividad y pulcritud. Estaremos muy atentos a las iniciativas de la Dictadora Provisional y su equipo de Directivos elegidos a dedo. Gestión que tarde o temprano quedará retratada en las auditorías de Hacienda, de las que como es nuestra costumbre, os daremos cuenta. 

 

Hasta entonces seguimos haciendo equilibrios sobre el alambre sin olvidar que estamos al servicio de todos los españoles (sin distinción) que, tal como están las cosas, dictaminarán en las urnas eligiendo a sus representantes, el destino futuro de la CRTVE y de todos cuantos trabajamos en ella.

 

RECUERDA: NUESTRO PRESENTE ES TU FUTURO

 

Escribir un comentario



Anti-spam: complete the taskJoomla CAPTCHA