• thumbnail fronton web
Imprimir

UN CONCURSO CADA VEZ MÁS POLITIZADO

En el Comité Intercentros no hay tanta unanimidad como se quiere dar a entender. Ante informaciones que podrían llamar a engaño, en USO tenemos que salir al paso y aclarar a todos que hemos apoyado los puntos Primero (pedir el cese de Rosa María Mateo) y Tercero (movilizaciones de reivindicación para el cumplimiento de acuerdos) del comunicado emitido el viernes pasado, 1 de febrero, por el C.I. (por cierto, anoche el C.I. ha desconvocado las concentraciones de hoy ante la reunión de la Comisión de seguimiento de convenios de Hacienda, que mañana presumiblemente autorizará el pago de los atrasos de 2018).

Pero no así en el Segundo punto (nuevo concurso para el Consejo de Administración), en el que nos hemos abstenido porque consideramos que supera nuestras competencias exigirle al Parlamento (elegido por todos los españoles) qué es lo que tiene que hacer. Para eso están las leyes y entendemos que todos los grupos políticos están para auditar que se cumpla la ley.

No nos parece de recibo que los representantes de los trabajadores solicitemos poner en marcha un nuevo proceso de selección habiendo uno en proceso. 

En USO consideramos que el Comité Intercentros carece de competencias (y representación legal) para enmendar a los cargos democráticamente elegidos. Este Segundo punto de la nota más bien parece una intención de inmiscuirse en un terreno que supera las competencias de la labor sindical.

Los representantes de los trabajadores de la CRTVE no somos quién para impugnar un procedimiento político debidamente regulado y mucho menos estamos capacitados para juzgar si el proyecto, ahora paralizado por las impugnaciones, "adolece de garantías jurídicas y reales".

De ser esto cierto, y tener constancia, USO ya lo hubiera denunciado en los tribunales oportunos a través de los cauces legales, tal como dicta el estado de derecho y la lógica democrática. 

INTERESES OCULTOS

Hecha esta puntualización, insistimos en que USO es el primer interesado en que el proceso iniciado salga adelante, y cuanto antes. Fueron muchos “viernes negros” para que ahora todo quede en caldo de borrajas. Pero eso no quita para que, siendo escrupulosos, queramos que se respeten los derechos de los candidatos a impugnar los criterios de selección y la puntuación a sus méritos, si así lo creen conveniente.

Asegurar sin ningún tipo de pruebas que el concurso está manipulado y adolece de garantías jurídicas es más un brindis al sol y 'fake new' que una denuncia en toda regla. Si hay pruebas, a los tribunales de justicia. Si no las hay, prudencia y respeto.

Emponzoñar con acusaciones sin respaldo es típico de la calumnia y la difamación. Y cuando se emplean estas tretas es porque hay detrás intereses ocultos.

La pregunta es si se pretende ganar tiempo (que es lo que al final se consigue) para que mientras todo siga tal como está. O, ¿es que la criba inicial ha dejado fuera a algún “tapado” de los grupos dispuestos a poner en duda todo el procedimiento, invalidándolo, y facilitando una nueva incorporación de sus candidatos?

MÁS DAÑO A LA IMAGEN DE LA CRTVE

Sea como fuere, el daño a la imagen y existencia de la CRTVE ya está hecho. Los que prometieron que con el procedimiento se arreglaban todos los males han quedado en entredicho. Tanto hablar y prometer transparencia, a la larga todo parece haber quedado cubierto por el velo de la sospecha de incompetencia o manipulación. Echar leña al fuego y hacer astillas del árbol caído solo pone en peligro la sostenibilidad y futuro de la CRTVE, convertida en una presa que se disputan los depredadores del poder.

Así, ¿quién va a confiar en nuestro trabajo, en nuestra independencia y en la necesidad de nuestro Servicio Público?

Dejemos de hacernos daño y respetemos los procedimientos legales. Y si detectamos faltas o delitos, denunciemos a los corruptos con pruebas. Lo demás es hacer campaña de propaganda sectaria alimentando el extremismo populista que pone en peligro el orden institucional amparado por la Constitución.

CRTVE se encuentra en una situación inestable, sin Consejo de Administración y con una Administradora Única Provisional que detenta todos los poderes, una situación transitoria que debe de ser considerada anómala y que sólo con el Concurso podremos darla por zanjada. 

Un juego peligroso para nuestra empresa y nuestros puestos de trabajo. ¿Quieres hacerles ese juego?

 

USO, NUESTRO PRESENTE ES TU FUTURO

 

Escribir un comentario



Anti-spam: complete the taskJoomla CAPTCHA