• thumbnail fronton web
Imprimir

CRTVE ASIMÉTRICA Y SEGREGADORA

 

Estamos de celebración y, al mismo tiempo, de funeral. Alegres porque Rosa María Mateo ha anunciado que va a incrementar la producción propia. Pero tristes porque en USO consideramos que se va a cometer un grave agravio comparativo y una posible manipulación política que hipotecará (una vez más) el futuro de la CRTVE.

En USO aplaudimos que se vaya a potenciar la emisión en catalán y que para eso se vaya a aumentar la plantilla del Centro de Producción Propia de Sant Cugat. Estamos muy contentos de que Rosa María Mateo haya reconocido literalmente en el Colegio de Periodistas de Cataluña que “la ley nos obliga a reflejar la cohesión territorial y con ella la diversidad lingüística de España”. Pero comprobamos con tristeza que tiene problemas con la lengua española porque cuando habla de "diversidad lingüística de España" la restringe al ámbito catalán dejando arrinconado al gallego, el euskera, el valenciano y, ya puestos, al aragonés y al bable.

La apuesta ha sido cuantificada y se ha solicitado a través de SEPI financiación via Presupuestos Generales del Estado, todavía pendientes de aprobación. La misma que no nos paga los atrasos ni nos sube el sueldo amparándose en que los sindicatos proponen modificaciones en la aplicación de los acuerdos en lugar de una subida proporcional en todos los conceptos, que se haría automáticamente como se ha realizado en toda la Administración.

DICTADURA ÚNICA

La administradora única, y el director general corporativo, Federico Montero, están haciendo alta política con un tema muy sensible. Se disponen a construir una CRTVE asimétrica, al estilo del modelo territorial que algunas opciones políticas e ideológicas proponen para el Estado.

Con el anuncio de que se aumentará la plantilla en Sant Cugat para asumir el aumento de producción, se vulnera el vigente acuerdo de Los Peñascales sin consultar con los representantes sociales. O peor, se hurta vía hechos consumados, la obligada función democrática de pasar por el Parlamento para modificar un modelo de empresa que estatutariamente solo puede proponer y aprobar el Consejo de Administración.

El proyecto convierte a Rosa María Mateo, y a todo su equipo, en una auténtica dictadura única. Porque antes de una ampliación asimétrica, deberían cubrirse las plazas vacantes en las unidades informativas de Castellón, Cuenca y Palencia, por poner algunos ejemplos, que siguen por debajo de las necesidades pactadas hace ya muchos años en el Acuerdo de Los Peñascales.

USO tiene conocimiento que este tipo de incremento de horas de desconexión para emitir desde Sant Cugat en catalán es un proyecto del actual director del Centro. Loable es, ciertamente, su trabajo y capacidad de convicción a una dirección en funciones.

LA VOZ DE SU AMO

En USO nos preocupa si esos 100 trabajadores de refuerzo para Cataluña se cubrirán con contratos o con traslados. Si se convocarán las plazas conforme dicta la norma para una empresa pública como todavía es la CRTVE. Nos preocupa si, al mismo tiempo y para hacer creíbles y sinceras sus palabras textuales de que “los centros territoriales de Televisión Española han estado muy abandonados y entendemos que esa tendencia se tiene que revertir”, la señora Mateo cubre con la misma diligencia las vacantes y aumenta los presupuestos en el resto de los centros de España.

Y eso sin contar que ampliar programación y plantilla, hipoteca y condiciona estructuralmente al próximo Consejo de Administración y Presidencia que tendría que salir en breve tiempo del Concurso que está en marcha. Señora Mateo, ¿Por qué tanta insistencia en tomar decisiones de gran calado desde puestos y nombramientos para los que fue designada a dedo de forma provisional?

Pero lo dicho desde el principio, enhorabuena a los compañeros de Sant Cugat.

Escribir un comentario



Anti-spam: complete the taskJoomla CAPTCHA