• thumbnail fronton web
Imprimir

Nuestros datos personales en el aire

 

INCOMPETENCIA DE UN 'COMPAÑERO' Y DE LA DIRECCIÓN

Los datos confidenciales de todos los compañeros de Rtve podrían estar corriendo por la 'nube', cargándola para una tormenta perfecta de consecuencias imprevisibles en nuestras vidas y la de nuestras familias. Puede que algún día no os quieran hacer un seguro de vida. O puede que os nieguen la concesión de un crédito. Incluso podremos ser víctimas de un bombardeo de publicidad selectiva. Por culpa de esos datos que vete a saber adónde han podido llegar, hemos perdido esa confidencialidad con la que algunos somos tan cuidadosos y quisquillosos cuando nos movemos en Internet. Tanto celo en ciberseguridad hecho añicos por un irresponsable incapaz de aplicar las más mínimas medidas de seguridad a un material tan sensible.

Si quieres leer la respuesta del Director General Corporativo a las preguntas que USO registró el pasado 21 de diciembre pulsa aquí:  RESPUESTA DE LA DIRECCIÓN 

IRRESPONSABLES

Lo más doloroso es que el responsable (al que habría que sumar a los colegas del sindicato que le supervisan y avalan) ni siquiera ha tenido a bien pedir disculpas a todos sus compañeros. Este miembro de la Comisión de Control del Plan de Pensiones de la CRTVE ha soltado una bomba y actúa como el que lanza la piedra y esconde la mano.

Durante años se le ha oído despotricar contra las fechorías de los de la 'casta' en las muchas horas de trabajo que hemos compartido. En las asambleas hemos aplaudido sus alegatos contra los que salen indemnes de sus atropellos en política y ahora es él quién hace mutis por el foro y ni dimite, ni se excusa. Eso no es predicar con el ejemplo. Eso es actuar como a los que tanto se critica.

No lo decimos desde USO. Lo dice el informe sobre la brecha de seguridad de la Asesoría Jurídica y la Dirección de Seguridad de la CRTVE tras presentar denuncia ante la Policía por la ¿desaparición? de seis memorias digitales (pen-drive) sin encriptar, que contienen los datos personales de unos 11.000 compañeros del Ente Público y la CRTVE (la cifra es correcta porque afecta también a los jubilados y prejubilados desde el año 1995).

No vamos a preguntar qué pasó, si fueron robados con intención de venderse en el mercado de datos personales (gran negocio de hoy en día), o qué otra cosa. Tampoco vamos a entrar a preguntarnos qué hacía esta persona en posesión de todos esos datos y si estabas capacitada para protegerlos conforme manda la ley y tutelarlos debidamente.

CHAPUCEROS 

Como dice el informe de la Crtve, se trata de una incidencia grave que afecta también a las actas del Comité de Empresa, sentencias judiciales, censos de la Corporación, inspecciones de trabajo, datos personales y documentos reservados de su propio sindicato. Pero parece quedarse corto si pensamos que alguien haya podido acceder a todos nuestros nombres, apellidos, DNI, dirección postal y electrónica, teléfonos de trabajo y particulares, fecha de nacimiento, sexo, estado civil, puesto de trabajo, categoría, nivel salarial, fecha de jubilación, datos de afiliación sindical, resoluciones médicas de la Seguridad Social, infracciones penales con sentencias penales y hasta posibles notificaciones de embargo, e incluso a los datos de nuestros familiares y beneficiarios ¿Seguimos? No, porque sentimos demasiada vergüenza.

¿Era tan difícil escribir una carta abierta a los compañeros expresando el dolor por el daño causado y pidiéndonos disculpas? Nos sentimos insultados si dan por hecho que no sabemos comprender y perdonar. Según su propio decálogo, la negligencia cometida se salda con una dimisión en toda regla y el abandono de cualquier actividad colectiva para la que ha quedado demostrada su falta de capacidad.

La propia Agencia Española de Protección de datos ha calificado de "muy alta" la severidad de las consecuencias para los afectados (todos nosotros sin distinción). Y tú (vosotros) ni das la cara, os hacéis el 'longuis' y hasta da la impresión de que queréis iros de 'rositas'.

Señores de CCOO, tanto papel y espacio digital gastado exigiendo transparencia en la gestión de lo público, y ahora ni una letra, ni una coma, para algo que era vuestra responsabilidad y que podría tratarse de un delito grave. De no entonar el 'mea culpa' hipotecáis cualquier acción de futuro porque siempre habrá quién os afee la conducta por agravio comparativo. Es de cobardes e hipócritas denunciar la paja en el ojo ajeno tras haber perdido el propio por una monumental viga.

Queda todo dicho. El daño ya está hecho y ya ha pasado suficiente tiempo como para mostrar sincero arrepentimiento. Ya es tarde para reparar lo irreparable y vuestro silencio y ocultación culpable habla por vosotros. Nada nos duele más que tener que afear la conducta de trabajadores de la CRTVE a los que nos gustaría poder tratar con solidaridad como buenos compañeros. Pero vosotros no lo habéis hecho, así que desde USO os recordamos que puede que la afinidad ideológica y de clase tenga sus límites y que es por las acciones, que no por las palabras (propaganda), por lo que se os conocerá y recordará.

RESUMIENDO

Si se están utilizando datos cruzados a espaldas de la Dirección, quien lo haga además de vulnerar la Ley de Protección de datos, incurriría en abuso de confianza y violación de la obligación de sigilo con relación a la información obtenida supuestamente con el único fin de poder ejercer las funciones propias de su condición de Representante.

En este caso la Dirección debería presentar denuncia en los Tribunales y abrir expediente informativo por faltas recogidas en el Convenio Colectivo. También debería abrir expediente informativo para averiguar cómo, quien y para qué ha facilitado esa información confidencial.

Según se desarrolle el procedimiento, USO actuará con contundencia en nombre de todos los compañeros de la Corporación.

 

Escribir un comentario



Anti-spam: complete the taskJoomla CAPTCHA