• Portada usortve de todos
Imprimir

LO QUE NOS FALTABA, POLICÍA DEL PENSAMIENTO EN LA CRTVE

 

El actual equipo directivo está externalizando la CRTVE por la puerta de atrás. No solo tienen colapsada la producción propia impidiendo nuevas contrataciones de personal técnico (hay muchos periodistas, pero no tienen quien grabe, edite y emita sus imágenes y programas), sino que ahora han introducido una especie de “policía del pensamiento” en el Instituto de Radio Televisión. Para que no se note mucho, han contratado a una empresa externa para que examine la actitud en el trabajo de nuestros compañeros (actitud con 'c' no con 'p'). Es decir, cómo se lo toman personalmente en lugar de profesionalmente. 

 

En USO no vamos a valorar el coste de este inadmisible ejercicio de Gran Hermano orwelliano. Aunque seguramente es un poco menos del límite para no requerir la aprobación del Consejo de Administración.

CAPRICHO, O BÚSQUEDA DE MUNICIÓN PARA DISCRIMINAR

La idea se le ha ocurrido a la nueva directora del Instituto, Jara Abella, recién cesada como directora del Centro Territorial de Aragón donde había recibido múltiples críticas y quejas por su deficiente gestión. Desconocemos cuales son los conocimientos y experiencia en la gestión de recursos humanos de esta redactora, cuya trayectoria periodística tampoco es que sea espectacular, la acreditan lo suficiente como para convocar esta inusual recogida de datos personales y de conciencia de sus compañeros.

En los correos electrónicos enviados al personal del Instituto de RTVE se insiste con vehemencia en que este test, "según les dicen" (vamos que ni tienen certeza ni lo han comprobado), "es importante que las preguntas se contesten con sinceridad y desde el ámbito profesional, porque no se trata de un test de personalidad, sólo evalúa comportamientos laborales". Esto, que figura en la primera línea del texto, suena a 'excusatio non petita, accusatio manifesta'.

Sigue el texto de los correos diciendo que con la información obtenida se pretende (faltas de ortografía incluídas) "la construcción de un Instituto todavía mas dinámico y orientado al futuro. Y para ello, nos apoyaremos en las fortalezas de cada uno de nosotros". Podemos calificar este lenguaje como carente de contenido científico, más propio de un charlatán de la autoayuda o de un demagogo del psicoanálisis que de un proyecto realmente serio de profundización sobre el potencial laboral de un trabajador. Algo que se pretende cuantificar, sigue, con la "evaluación del perfil conductual y competencial de cada uno de nosotros y lo haremos utilizando la herramienta de evaluación DISC...de la plataforma “evaluacenter.com” (sic).

“SOLO TE LLEVARÁ 15 MINUTOS”

Para colmo de males, la directora argumenta que en un escaso cuarto de hora se podrá "conocer tu estilo de comportamiento en el entorno laboral. Tu perfil conductual, puntos fuertes, áreas de mejora así como distintas competencias." Y lo remata reconociendo sus perversas intenciones con un: "no se trata de un test de personalidad ni de inteligencia, únicamente observa el comportamiento".

Esto sí que es para un doctorado en Psicología. Pretenden, con unas respuestitas personales a unas pocas preguntas, sometidas al sesgo de su engaño, conocer tu perfil personal y qué tareas estás capacitado para desempeñar. Los juegos de azar ofrecen porcentajes de acierto más elevados que lo que se pretende con este test "de 24 preguntas y en apenas 12-15 minutos se puede realizar". Expresado de nuevo sin la impecable sintaxis esperable de un periodista experimentado.

Te vas a jugar tu futuro profesional y tu siguiente destino o promoción en 15 minutos y 24 preguntas. Por eso insiste en que "es fundamental que le dediques un momento de tranquilidad, sin prisas y en un ordenador mejor que en el teléfono. Sé que es tentador hacerlo en él, pero es importante que le dediques tu atención e interés"...

El 'test' es tan acientífico que uno de sus epígrafes señala sin rastro de rubor: "todas las preguntas deben responderse, y aunque no consideres las respuestas exactas al 100% has de marcar aquellas que más se acerquen a tu realidad." Absolutamente subjetivo, impreciso, tendencioso y...  peligroso.

En todo el tiempo que USO lleva defendiendo los derechos, dignidad y privacidad de los trabajadores de CRTVE, nunca habíamos observado un atentado más flagrante y grosero a la profesionalidad de los trabajadores por parte de una dirección. En realidad, se trata de intentar catalogar las aptitudes (con la 'p' de apto para el servicio) de un trabajador público. Parece más una técnica de la Gestapo o de empresa privada sin escrúpulos, que un sistema de valoración justo y óptimo.

No se ha consultado a la representación de los trabajadores, ni hay propuestas ni dictámenes de expertos para el 'experimento'. Por eso, queremos conocer quién tendrá acceso a las respuestas, qué tribunal va a juzgar esas “actitudes” y con qué criterios o baremos, y quién se responsabiliza de que esos datos no acaben en manos inadecuadas o se usen para fines menos 'bienintencionados'.

No se puede valorar la capacitación y valía profesional de trabajadores con una dilatada carrera y experiencia de décadas, con sólo 24 preguntas y en un "escaso" cuarto de hora.

Todo esto es un disparate. Tal vez por eso un buen número de compañeros se han negado a responder el 'test'. Llámalo astucia, sospecha, lucha por los derechos inalienables, defensa de la privacidad o simplemente cautela. Pero ¿Serán represaliados? ¿Se recompensará la desinteresada colaboración de los que se han sometido de forma voluntaria a la inadmisible invasión de su privacidad? Son muchas las preguntas (más de 24) y necesitamos más de esos escasos 15 minutos para una respuesta adecuada.

QUEREMOS SER TU SINDICATO.

 

Escribir un comentario



Anti-spam: complete the taskJoomla CAPTCHA