• Portada usortve de todos
Imprimir

UGT y el pensamiento único

El nerviosismo patente en la escena política no debe contagiar a la CRTVE. Todo lo contrario: es una oportunidad de demostrar que sabemos estar a la altura de las circunstancias en un momento como este. Por eso nos sorprende el último comunicado de UGT; y nos inquieta que ciertos comportamientos se conviertan en piedras que caigan sobre el propio tejado de RTVE en aras del pensamiento único. UGT extrapola lo que le conviene para armar su argumentación contra TVE, haciendo un planteamiento falso inicial con el que construir su pensamiento único.

Hablar de la "manipulación y descrédito" de un programa de TVE abunda y redunda en la idea del desprestigio de una empresa. Si RTVE está podrida, estamos todos podridos, incluido el sindicato hermano del PSOE. Por manido que esté el "no importa que perdamos todos si gano yo", no deja una vez más de ser indignante y perjudicial para RTVE y todos los trabajadores.

Suponemos que este tipo de notas se puede achacar al nerviosismo. No se puede hacer una comparación tan maliciosa de TVE con otras dos respetables cadenas de una influencia, prestigio y dimensión incomparablemente menor a la nuestra, y con una clara línea ideológica editorial.

Que la UGT aproveche su denuncia para pedir explícitamente la intervención "inmediata" del Congreso de los Diputados en TVE es llamativo. Lo más sorprendente, sin embargo, es que UGT recurra a los políticos para librarnos de la "politización" de RTVE reiteradamente denunciada. No es una contradicción única. Es la contradicción permanente cuando las cosas se miden según el quién y no el qué, según la libertad editorial hecha a la medida del pensamiento único.

Cuando se califica de "sectarios", "mentirosos" y de "intenciones perversas" a tres participantes en el reportaje de Informe Semanal (incluso se censura a uno de ellos por utilizar el término "patriotismo"), es posible que de la desproporción se haya pasado directamente al insulto y la censura. Tanto Victoria Prego como Fernando Ónega o Antonio Elorza, colaboradores habituales de TVE desde legislaturas pasadas, han demostrado siempre independencia, equilibrio y mesura no sujeta a ideologías. 

Hablar de Informe Semanal como "un programa que en otros tiempos fue sinónimo de información, veracidad y objetividad" es un insulto intolerable a todos los trabajadores de este programa y un ataque más a nuestra Radiotelevisión pública del que cabe exigir a sus autores una inmediata rectificación.

Este programa, concretamente el del pasado sábado obtuvo un nuevo record de audiencia con un 12 por ciento de cuota de pantalla, lo que supone 1.866 mil espectadores de media en simultcast, llegando en el minuto de oro en La 1 al 15,3 y los 2.489 mil espectadores.

Este es el verdadero reconocimiento de la sociedad. Precisamente, lo que molesta e inquieta a los que no admiten otro pensamiento que no sea el suyo, EL ÚNICO.

Escribir un comentario



Anti-spam: complete the taskJoomla CAPTCHA