• fronton web
Imprimir

¿SELECCIÓN?, ¿QUÉ SELECCIÓN?

 

Preséntate a una oferta de selección de Recursos Humanos, con la seguridad de que nunca saldrás de tu unidad y quedarás marcado por tus jefes. Las direcciones y unidades se han convertido en baronías a la que sus súbditos deben rendir pleitesía.

 

 

La falta de un procedimiento justo y eficaz de selección interna es una constante que RTVE arrastra desde hace años. Los trabajadores se ven bloqueados en sus unidades sin poder promocionar profesionalmente. Derecho básico recogido en el Estatuto de los Trabajadores y en la legislación laboral vigente, incluido nuestro propio Convenio.

 

En la situación actual, de poco sirve que la Dirección de Recursos Humanos publique puestos vacantes o que una dirección ofrezca nuevos retos. Lo que se hace patente, una vez  concluidas las pruebas para esos puestos, es la frustración del trabajador que no es autorizado a salir de su unidad porque repentinamente se convierte en “imprescindible”. Y encima queda marcado por sus jefes como un traidor que quiso dejar el barco, y habitualmente se ve afectado negativamente en cometidos, complementos y horarios.

 

Este sistema de selección solo ha conseguido que nadie se crea su operatividad, y que muchos trabajadores perfectamente capaces y cualificados ni siquiera concurran a las escasas convocatorias. ¿Para qué?

 

Por no hablar de cuantos han sido seleccionados que después de meses de espera, siguen esperando su cambio de adscripción. Con esta dejadez lo único que han conseguido es desmotivar y cabrear a los seleccionados. ¡Todo un éxito de gestión!

 

De nada sirven los cursos de formación para fomentar la promoción y la carrera profesional.

 

De nada sirven las continuas denuncias a la inspección de trabajo por falta de transparencia en sus ofertas internas.

 

De nada sirve la disposición de los trabajadores para cubrir áreas estratégicas para la corporación.

 

El problema es que la Dirección de Recursos Humanos no dirige. Se ha convertido en una “gestoría de personal” que solo se ocupa de los trámites y el papeleo. Esto no es lo que requiere una empresa moderna y con proyección de futuro.

 

USO exije establecer un procedimiento de selección que respete y cumpla los principios de publicidad, igualdad, merito y capacidad. Que permita que los trabajadores que consigan la plaza en concurso puedan incorporarse a su nuevo puesto de forma inmediata.

El procedimiento de selección debe diferenciar entre puestos normales y puestos de alta responsabilidad. ¿Cómo? Según el nivel de complemento salarial. Por ejemplo, si alguien cobra más de un nivel 50, será considerado de forma automática como de alta responsabilidad y la dirección de origen podrá vetar su cambio a otra. Pero si no se cobra un nivel igual o superior al anterior, la unidad de origen no podrá en ningún caso aplicar veto alguno.

 

Nadie, ningún jefe, debería poder bloquear las aspiraciones profesionales de un trabajador.

¡Basta de corralitos!

¡los trabajadores no somos ganado!

 


Contigo otro sindicalismo es posible              

 

Participa con nosotros, participa con USO

 

Escribir un comentario



Anti-spam: complete the taskJoomla CAPTCHA