• fronton web
Imprimir

Rectificar es de sabios... No equivocarse, aún más

'Así de claro' ha dejado de emitirse. “Alfombra roja Palace” ha dejado de emitirse.  “Jugamos en casa” ha dejado de producirse. Estos tres programas son fracasos muy recientes, pero no podemos olvidarnos de “Hit – La canción”,  ”Generación Rock”, “Uno de los nuestros”, “Letris”, “El Pueblo más divertido”, y así podríamos seguir hasta rellenar esta nota.

 

Todos ellos formatos de programas de una época pasada y totalmente desfasados para un público cada vez más fragmentado y con mayor disposición hacia otros formatos y medios de consumo audiovisual.

 

Suspender la emisión de un programa no significa dejar de abonar por él. CRTVE sigue pagando por unos costes que se pactan en el contrato, con lo que el precio por unidad de programa emitido se dispara exponencialmente. ¿A las productoras les interesa triunfar en nuestra empresa? Al final, su beneficio económico lo tienen garantizado. A quién no beneficia es a los presentadores, que ven dañada su imagen. Pero sólo a ellos.

 

Tenemos un serio problema de producción de programas, y tenemos un serio problema en la colocación de programas en la parrilla. No es coherente y muchas veces nos hacemos competencia a nosotros mismos. No queda otra que pensar que tantos errores son premeditados. No queda otra que pensar que muchos trabajan buscando ya una salida laboral para dentro de pocos meses.

 

Rectificar es de sabios, pero no equivocarse lo es aún más. La pregunta ahora es: ¿Quién paga los platos rotos? Ser directivo de la CRTVE es un chollo ya que no te penalizan si te equivocas, la que sale mal parada y penalizada es CRTVE.

 

No se puede atentar contra la credibilidad y rentabilidad de una empresa pública y que no haya consecuencias. Esto es un mecanismo contrario a la buena gestión e impropio de una dirección que recortó sueldos y aplicó "ajustes".

 

USO puede entender que hay que contratar a productoras cuando no tenemos los recursos necesarios para hacer un programa, o no podemos comprar el formato y desarrollarlo nosotros, o para conseguir audiencia (necesario por nuestra función de Servicio Público). Pero para obtener un mísero 3% de share, no hace falta nada ni nadie externo. Y para subir ese porcentaje de forma significativa, tampoco.

 

 

A partir de ahora, en lugar de improvisar programas, que el espectador ni demanda ni acepta, hay que volver a la senda de la profesionalidad y poner en parrilla espacios que encajen con el interés general. Como hace cualquier empresa que crea un producto, cada programa debe tener su correspondiente estudio de mercado y responder a lo que necesita y demanda el espectador. Un producto que perfectamente pueden diseñar y producir los  profesionales de la CRTVE. Ideas y ganas seguro que no faltan, sólo hay que tener voluntad.


Aprendamos de los errores cometidos y tomemos decisiones auténticamente profesionales en defensa de los intereses de los ciudadanos y los trabajadores de la casa, porque, visto lo visto, queda claro eso de que "de fuera vendrán y bueno te harán".

 

 

Contigo otro sindicalismo es posible.

 

 Participa con nosotros.

 

 

Escribir un comentario



Anti-spam: complete the taskJoomla CAPTCHA