• fronton web
Imprimir

La Delgada Línea Roja

La CRTVE parece haber entrado en un proceso de descomposición muy peligroso para el futuro de la empresa. Por un lado la dirección toma decisiones que parecen lejos de la coherencia, prudencia y equilibrio que exige la situación. Por otra, los sindicatos han entrado en una guerra cainita de insultos y desacuerdos que facilitan los errores de gestión de la dirección. Y para más caos el Consejo de Informativos, un órgano de debate y control interno, se dedica a airear a los cuatro vientos (televisiones internacionales y Washington Post, incluidos) supuestas campañas de manipulación informativa que ni siquiera han tomado cuerpo en ningún tribunal. Todas las partes de la CRTVE parecen haber cruzado esa 'delgada línea roja' que separa el cumplimiento de un servicio público, del uso partidista e interesado de una estructura de la que dependen 6.400 puestos de trabajo.

La aprobación del programa de debate que va a producir, dirigir y presentar Buruaga supone saltarse la línea roja marcada por la Ley que establece que los programas informativos deben ser producidos íntegramente por los Servicios Informativos de RTVE (diarios, o no diarios). No sabemos si al final el título del programa dejará de ser “Así de claro” para llamarse “Así declaro”, mucho más expresivo y atractivo en los momentos judiciales actuales. Debe ser por ello que se han contratado 50 entregas.

 

Sobre todo después de los antecedentes del programa Alfombra Roja, cuyo fracaso de audiencia y rechazo generalizado por parte de la audiencia y la crítica tendría que haber servido como llamada a la cordura a una dirección que tiene poco margen de maniobra. Contratar ese espacio con José Luis Moreno, un productor de contenidos pasados de moda, y no menos polémico por su trayectoria empresarial y su situación económica, demuestra que mas que prudencia y sensatez, la gestión de la dirección se deja influenciar por los amiguismos y recomendaciones de sectores a los que no les preocupa ni la viabilidad, ni el prestigio de la CRTVE.


Tras ese tropiezo no se entiende a qué vienen ahora estas prisas y urgencias para colocar en la parrilla de programación, con calzador y tras el rechazo inicial de una mayoría del caducado Consejo de Administración, un programa debate-informativo que viene de la mano de una productora externa y de un periodista claramente alineado con postulados ideológicos. Puede que hubiera tenido sentido con la llegada y el relevo de Echenique, pero no ahora que España está inmersa en varios procesos electorales decisivos para el futuro del país y en los que RTVE debe mostrar un escrupuloso equilibrio y ponderación para no seguir cayendo en el descrédito en el que está inmersa por la campaña de propaganda de los sectores 'progresistas' interesados en atacar cualquier cosa que tenga relación con un Gobierno al que consideran rival ideológico.

La mujer del César no sólo debe ser honrada, sino que debe parecerlo a todas luces. Y decisiones como la de este programa de debate sólo contribuyen a enturbiar y complicar aún más una situación ya de por sí caótica y que asusta a los trabajadores que ven como decae la producción propia con la entrada de productoras externas y que comprueban cómo, por errores de planificación (intencionados o no) de los gestores del pasado y de los actuales, la empresa se va quedando sin estructuras productivas (estudios) dejando cruzados de brazos a cientos de profesionales.


En USO nos preocupa ver como la dirección apuesta por lo contrario a la lógica empresarial pública y piensa sólo en la cuenta de resultados, inclinándose por los alquileres de medios e instalaciones en lugar de proceder a inversiones que garanticen la viabilidad de la empresa y su futura carga de trabajo. Alquilar estudios y terrenas es, además de apostar por la provisionalidad, reforzar la cuenta de resultados de empresas que luego nos hacen la competencia con esos recursos que les aportamos. No parece una estrategia muy inteligente, salvo si somos malpensados y vemos en sus decisiones una intención oculta: su retorno al sector privado. De otra forma no se entiende.

 

En USO nos dedicamos a defender la Ley, el pacto social con los ciudadanos a los que prestamos servicio, y actuamos por la legítima defensa de sus intereses y de nuestros puestos de trabajo, que pasan por ser una empresa saneada y viable.

 

Escribir un comentario



Anti-spam: complete the taskJoomla CAPTCHA