• fronton web lazo
Imprimir

USO, por una CRTVE SOSTENIBLE

Ha comenzado un año que se promete muy difícil para la CRTVE. Los cambios políticos, económicos y sociales amenazan el futuro de la Radio Televisión Pública igual que el cambio climático amenaza de extinción a la especie humana.

El futuro de la CRTVE es complicado por el mar de fondo de su financiación derivada del cambio de modelo impuesto por el anterior gobierno socialista. El tiempo ha demostrado que era muy imperfecto.

Difícil por la tormentosa situación social y política que atraviesa el país en un año lleno de citas a las urnas y, por lo tanto, de propaganda a la conquista del voto.

Turbulento por los tsunamis que casi a diario provocan en la opinión pública compañeros de la casa que defienden descaradamente sus intereses personales (cargos, pluses e influencia) por encima del bien común que propagan.

Incierto por las nieblas y brumas que oscurecen nuestro horizonte entre la audiencia por los fallos, errores, imprecisiones y falta de rigor que, accidentalmente o por descuido, se producen en nuestros contenidos y nadie intenta corregir o evitar que se repitan. El diablo siempre anda azuzando en los detalles.

Inquietante por la sequía de las parrillas de programación visiblemente afectadas ante la escasez de ideas, de recursos técnicos y presupuestarios que están matando de hambre a la producción propia.

Desconcertante por los supuestos conflictos laborales que generan ficticios terremotos, rayos y truenos que sorprenden al ciudadano y que le llevan a pensar que vivimos en permanente guerra interna.

 

 

Vamos, que desde fuera la CRTVE parece un volcán a punto de entrar en erupción emitiendo una nube de ceniza que aumente la densidad de los gases invernadero, que ya saturan una atmósfera social muy contaminada.

Una combinación de factores que amenaza con producir el deshielo definitivo de las áreas que deberían mantener la estabilidad estratégica de la empresa y abocarnos a la extinción del cierre y la consiguiente reducción de nuestros puestos de trabajo.

Aunque parezca catastrófico, hemos utilizado intencionadamente los términos empleados por los científicos de Naciones Unidas.

Ellos proponen una acción urgente y conjunta de todas las naciones para corregir las acciones humanas que contribuyen al cambio climático y conseguir la "sostenibilidad".

En USO proponemos lo mismo, un plan conjunto "para una CRTVE sostenible". Porque de lo contrario no quedará nada por lo que trabajar, ni donde trabajar.

Y para eso practicamos un sindicalismo con sentido común que asume la realidad de la situación y deja a un lado intereses personales y de grupo, revoluciones utópicas, intereses políticos e ideológicos con propuestas históricamente trasnochadas.

En USO proponemos un sindicalismo integrador que una a los trabajadores. Que fomente la conciencia colectiva. Esto no se salva si cada uno tira por su lado y no está dispuesto a buscar fórmulas de consenso aceptadas por todos. Creerse en posesión de la verdad, la honestidad, la pureza o la razón y descalificar a los que no piensan como tú, sólo conduce a la guerra y la destrucción, como ha puesto de manifiesto la historia. Un sindicalismo sin dogmas emanados de centrales ajenas a los problemas de nuestro propio ecosistema (empresa).

Esa es nuestra primera reflexión. A lo largo del año seguiremos reflexionando. Cada mes una declaración de intenciones. Cada mes una causa por la que apostar. Cada mes un ladrillo que nos ayude a construir una casa de todos y para todos, pero sobre todo "sostenible".

Escribir un comentario



Anti-spam: complete the taskJoomla CAPTCHA