• fronton web lazo
Imprimir

Se autoproclaman demócratas y utilizan métodos fascistas

Ilegal, inmoral y delictiva. Esa es la deriva que ha tomado el sindicato CC.OO. en su política propagandística para convertir CRTVE en un "Vietnam", como pidieron en su reciente comunicado. Y no lo decimos nosotros, sino la Ley y el Estatuto de la Información. El juez Garzón fue expulsado de la carrera judicial por prevaricar, o sea por utilizar grabaciones ilegales con los detenidos de un proceso. Un delito que ahora ha repetido CC.OO. utilizando de forma sesgada, parcial e interesada el contenido de las conversaciones previas de los protagonistas de un programa, mientras se probaban los micrófonos en la sala de espera.

Nos preocupa el perfil personal y profesional de quienes han realizado y filtrado la grabación ilegal. Y sobre todo, de quienes las han utilizado de forma egoísta e irresponsable sin medir el descrédito que se deriva hacia los trabajadores de esta casa y la imagen de la CRTVE entre los ciudadanos. 

La grabación es un  'off the record' que cualquier profesional de la información, debidamente formado e instruido en la universidad, sabe que no tiene ninguna validez y no puede ser utilizada sin saltarse las históricamente consensuadas normas deontológicas que limitan el desempeño de la profesión.

Pero además, y para ahondar en su reprobable actitud, nuestros "compañeros" han manipulado el contenido de esas frases para acomodarlas a su violenta política sindical.

USO han tenido acceso a esa grabación original de los momentos previos a la entrevista a Pablo Iglesias en el Canal 24 Horas y tenemos la transcripción completa.

Sergio Martín, director del Canal y del programa La Noche en 24 Horas, coordina el desarrollo del guión con los tertulianos. No son consignas, sino constatación de que dirige el programa que presenta. Por cierto, los mismos tertulianos de cada viernes ya que no se hizo un "especial" por la presencia de Pablo Iglesias. 

Y por eso dice eso del "buen rollo" instando a unas preguntas no agresivas, o impropias de un medio público, que puedan ser utilizadas por los sectores afines a Podemos como una coartada en su propaganda sobre la hostilidad de CRTVE contra sus programas políticos. Postulados que, por lo visto, parecen coincidir con los de CC.OO. ya que obvian el latiguillo con el que Martín acaba la frase: "ya sabéis... y tal y cual..."

Una manipulación en que vuelven a repetir cuando el director del programa afea la frase del tertuliano Alfonso Rojo cuando dice eso de: "al enemigo, ni agua". El director del programa le reprocha: "¿pero qué dices?". Como eso tira por tierra los intereses propagandístico-político-ideológicos de CC.OO, sencillamente lo eliminan convirtiendo la frase en un evidente e innegable 'fuera de contexto'. Vamos, todo un manual de lo que no se debe, ni se puede hacer con la información y que recuerda los utilizados por los regímenes fascistas de la Alemania nazi o del KGB de Stalin.

Una metodología impropia e inadecuada en unos "compañeros profesionales" de un medio de comunicación, cuyas bocas siempre están llenas de la palabra "manipulación". No se puede criticar a los demás de manipulación, mientras se manipula o se incumplen las normas éticas sobre información y comunicación. ¿O si...?

Y si pudiera quedar alguna sombra de duda, CC.OO. no dice cómo en esa grabación Sergio Martín pacta con Iglesias, igual que se hace con cualquier otro invitado, el tono y el contenido de las preguntas. Le adelanta que no hay ningún ánimo de animadversión y le comenta los temas que expondrá y hasta le dice cuál será la primera de las preguntas. Esto, por lo visto, tampoco favorece sus intenciones propagandísticas, aunque sea una prueba evidente de la declaración de buenas intenciones que se produjo en los momentos previos al encuentro en directo.

Ya dijimos "por sus actos les conoceréis". Si esa es su visión del sindicalismo, que no cuenten con nosotros. Y, por supuesto, que no metan en el saco de forma unilateral "a todos" los trabajadores de CRTVE. Eso es lo que hacían los 'soviets' en los tiempos de Lenin y ya sabemos cómo acabó el experimento comunista.

USO trabaja por una CRTVE sostenible y adaptada a los nuevos tiempos. Una "casa de todos" en la que se respete la pluralidad y las opiniones, por muy minoritarias que sean. Unas relaciones laborales basadas en el progreso, la legalidad y el sentido común para que CRTVE sea una empresa de y con futuro, al servicio de los ciudadanos y con un escrupuloso respeto por las normas sociales, incluso en la utilización de los 'off the record'. 

Escribir un comentario



Anti-spam: complete the taskJoomla CAPTCHA