• fronton web lazo
Imprimir

Vuelta con una patética gestión en REE

Surrealista, dantesca, contradictoria y sobre todo patética son los adjetivos que definen la labor de gestión del “nuevo director de Radio Exterior de España” y la de su superior.

1. Patética programación. La producción propia queda en apenas nada, una vez que se sustituyen programas tan señeros y emblemáticos, referentes en otras emisoras radiofónicas internacionales, como “Un idiomas sin Fronteras” -seis mil seguidores en las redes sociales- o “Paisajes y sabores”. Además, se cambian de formatos programas que en tan sólo dos años habían logrado afianzarse con una audiencia estable y una marca reconocida en España y fuera de nuestras fronteras. Es el caso de “Eureka”, “Made in Spain”, “Línea España” o “Lanzadera”, que ahora formarán parte de un disparatado contenedor. El caso es eliminar lo que funciona y desmotivar al motivado.

2. Patético arranque de temporada. Baile de fechas, de equipos, de programas, de formatos y de contenidos a una supuesta semana de arrancar una improvisada e inconcreta programación. Ausencia de escaletas. Informaciones contradictorias. Propuestas y engañosas y, lo que es peor, sin ideas... ¿Así pretende el Sr. Szigriszt que se ponga en marcha una programación seria y atractiva? A este paso ni el 8 de septiembre van a poder emitirse los programas de la emisora. 

3. Patético trato dado a los empleados. El “nuevo director de REE” se caracteriza por afirmar una cosa y su contraria, prometer cargos que luego no da y por comprometer llamadas y reuniones que luego no realiza. Estas actitudes no están favoreciendo la buena marcha de la emisora. La palabra de Antonio Szigriszt ha quedado muy dañada. Falla en las formas y en el fondo.

4. Lamentable apagón de la emisora con más audiencia de RNE. Lamentable que se ponga fin a la brillante trayectoria e historia de Radio Exterior y su onda corta –entre 10 y 40 millones de oyentes según la BBC-. Lamentable la intención de cerrar el centro emisor de Noblejas. Nuestros directivos han puesto fecha de caducidad a esta emblemática emisora. 

5. Patética argumentación. Esta Dirección pasa a la historia por haberse cargado la emisora más estratégica y con más proyección de RNE, sólo con argumentos económicos. Si hacen falta más recursos, el Estado debe aportarlos como así recogen multitud de normativas. Y esos ahorros ¿para qué? Para pagar a los amigos colaboradores de Radio 1 y para pagar a los contratados externos VIP que conducen algunos programas.

La realidad indica que es mejor no hacer comparaciones entre los productos y seguimiento ofrecidos por las distintas cadenas de RNE y así evitar sacar los colores a algún directivo que tiene una programación antigua y sonido rancio. ¿Hace falta dar los nombres?

 Las vacaciones se han terminado

Escribir un comentario



Anti-spam: complete the taskJoomla CAPTCHA