• fronton web lazo
Imprimir

Pedir Disculpas

Nuestra Casa se ha visto en la obligación de pedir, una vez más, disculpas por la “ambigüedad” de una “frase desafortunada” en un reportaje sobre víctimas del terrorismo en el programa Parlamento. La frase decía: “hace ya más de tres años que ETA no comete ningún acto violento, aunque permanecen grabados en nuestra memoria atentados como el de Hipercor o el 11-M”.

La frase es más que desafortunada al mezclar “churras con merinas”. Una cosa es hablar de las víctimas del terrorismo en un totum revolutum y otra muy distinta meter en la misma bolsa las autorías de los atentados. No pasaría de ser una composición gramatical desacertada, de las que últimamente se producen más de la cuenta, si no fuera porque en el exterior nos están mirando con lupa y con la escopeta cargada para estigmatizar nuestra línea editorial con la etiqueta de “progubernamental”. Esos medios no han tardado en hacer esa lectura y, de nuevo, la imagen de TVE ha quedado manchada y en entredicho.

Lo más llamativo es que el error haya partido de un programa con largo recorrido, dirigido por una directora que lleva más de 12 años en el puesto. Y por una redactora que es la decana de esa redacción. Oficio suficiente, entre ambas, como para haber calculado el alcance de la susodicha frase. Nos parece imperdonable que haya pasado el “control de calidad” de la supervisión previa al montaje. Algo que debe conllevar las mismas responsabilidades que se les exigen con tanto rigor a otros compañeros.

Por desgracia, la ocasión nos ha permitido comprobar otra vez que el Consejo de Informativos no aplica siempre el mismo rasero. Si ya miro para otro lado cuando el programa Audiencia Abierta provocó un problema serio con la Casa Real, ahora lo han vuelto a hacer, evidenciando una reiterada conducta sectaria impropia para un órgano tan democrático y sensible a las informaciones de contenido político.

Máxime cuando acaba de publicar el acta de su última reunión en la que dedican 25 folios a analizar, letra por letra y línea por línea, los reportajes de Informe Semanal, programa por el que parece tener una especial predilección. Un método inquisitorial que no aplica, sospechosamente, a otros contenidos de la ingente cantidad de programas informativos que emitimos en TVE. Ver la paja en el ojo ajeno y no ver la viga en el propio…

Se quejan de que perdemos audiencia mientras ellos pierden, a mayor ritmo, su credibilidad.

Escribir un comentario



Anti-spam: complete the taskJoomla CAPTCHA