Imprimir

Para la USO , el comportamiento de CCOO y UGT es incoherente

La Unión Sindical Obrera, tercer sindicato confederal del país, ante la firma del acuerdo de desbloqueo de la negociación colectiva y la convocatoria de una manifestación de los sindicatos mayoritarios contra las patronales, hace público su rechazo a la situación contradictoria en la que se sitúan las organizaciones que dicen representar a tantos trabajadores y proclama su intención de NO secundar la manifestación del día 12 de Madrid.

La USO asiste perpleja a la hipocresía de firmar un acuerdo en beneficio de la paz social con CEOE-CEPYME al tiempo que se convoca una manifestación contra las mismas. “No podemos estar de acuerdo con un documento que ya nos dice que es de intenciones y que sólo sirve para alimentar el diálogo social, independientemente de sus contenidos”, ha afirmado José Vía, Secretario de Acción Sindical de USO.

Rechazamos éste como hemos rechazados los otros Acuerdos Interconfederales de Negociación Colectiva porque han estado instrumentalizados al servicio del diálogo social y no de los trabajadores y lo único que nos han traído es la moderación social y el mantenimiento de la precariedad en el empleo”, añadió Vía.

Desmarque sindical

La USO considera que este modelo de diálogo social y sus efectos han conseguido desprestigiar a los sindicatos ante la sociedad, toda vez que ha beneficiado al Gobierno, que ha podido dar una buena imagen de paz social. En este sentido, la convocatoria de la manifestación contra la patronal ahonda en lo mismo.

“Los convocantes son copartícipes y responsables de la situación y van a volver a firmar con las patronales en un acto público de incoherencia, puesto que a los pocos días se van a manifestar contra ellos”, reflexiona el responsable sindical.

La USO sí participará, como hasta ahora ha hecho en las manifestaciones territoriales que estén ligadas a problemas de empresas concretas donde defendemos a los trabajadores con dos reivindicaciones claras: la defensa del empleo y un cambio en la política económica del Gobierno.

Ante estas paradojas, la USO reivindica responsabilidad social, pero también un cambio del modelo sindical de este país, donde se amplíe la participación a otras organizaciones y agentes que no se afanen por salir en la foto, garantizar sus prebendas y asegurar gratuitamente la paz social.