• thumbnail fronton web
Imprimir

Telediarios de uso personal

 

No contentos con haber hundido la audiencia, ahora nos enteramos que el equipo de editores del TELEDIARIO FIN DE SEMANA utilizan los minutados para defender causas personales. Al menos eso es lo que se desprende de la denuncia efectuada por UGT contra Lluís Gilera y Begoña Alegría por depurar a una periodista histórica de la casa (Montserrat Boix) que denunció con pruebas y tras conversaciones personales la supuesta y evidente manipulación. Lo que faltaba en SSII. Las cosas no pueden ir peor.

Ni siquiera han aguantado al previsible relevo de Rosa María Mateo.

DENUNCIAS DE "VENGANZA"

El asunto ya traía cola tras la renuncia de uno de los editores y el anuncio del presentador de que deja el puesto "por temas personales". A eso se une la petición de baja de alguno de los coordinadores y jefes de área. Huele a desbandada propia de un equipo que nunca funcionó como tal y en el que muchos compañeros prefieren no asumir responsabilidades, ni ofertas profesionales por la evidente ausencia de motivaciones o recompensas económicas y profesionales. Nadie quiera formar parte del equipo de gestión de un barco que se hunde.

Y más cuando la propia UGT califica de "VENGANZA" el traslado por la fuerza de la periodista depurada al Canal 24 horas con efecto inmediato.

El problema es que la situación trasciende y afecta, como ponen de manifiesto las menguantes audiencias, a la calidad del producto y por extensión a la imagen de toda la CRTVE en la opinión pública.

En USO no vamos a entrar a valorar si los posicionamientos de los editores, en la defensa de sus intereses particulares, "contravienen la legalidad española" tal como denuncia UGT. Para eso existe el Código Penal y los tribunales.

En USO nos parece del todo impresentable que el sindicato afirme que "la información se preparó para mover emociones y sentimientos" y hable sin tapujos de que se "manipularon y censuraron declaraciones" y no se tomen acciones como sin dudarlo se hizo a la primera de cambio con anteriores direcciones.

En USO tampoco vamos a entrar a valorar los motivos "personales" por los que los editores denunciados han pasado a (supuestamente) convertirse en activistas de determinadas causas menoscabando la deontología profesional periodística que obliga a mantener la objetividad y presentar todas las versiones en una información sobre un conflicto. Máxime cuando ese conflicto tiene relación con el Estado de derecho.

INSULTO A LOS ESPECTADORES

Pero lo que en USO no vamos a pasar por alto es el insulto que ello supone al debido respeto que una empresa pública como RTVE debe mantener con la audiencia. Si todo lo que denuncia UGT y Montserrat Boix es cierto, nos vemos obligados a secundar su petición de cese de todos los responsables de los que nos parece un grave atentado al LIBRO DE ESTILO y al inexcusable compromiso de los profesionales de ofrecer información veraz a los ciudadanos.

El conflicto es un auténtico desafío para la credibilidad de la Dirección de los Servicios de Informativos que, para evitar males mayores, debería abrir de forma inmediata un expediente informativo. Y al mismo tiempo apartar de la edición de forma cautelar a los periodistas denunciados. Una medida profiláctica que evitaría que se ponga bajo sospecha de manipulación cualquier otro contenido que emitan los minutados que elaboren

¿Y EL CONSEJO DE INFORMATIVOS?

En USO también nos sorprende el silencio del Consejo de Informativos (CdI) advertido en su día por Boix del menoscabo de las noticias internacionales en el TELEDIARIO FIN DE SEMANA. Y su callada por respuesta ante una nueva denuncia de manipulación que tan solo hace unos meses los hubiera llevado, a bombo y platillo, ante la mismísima UE. Con su actitud han puesto de manifiesto su talante sectario. Han demostrado que tienen distinto rasero de medir según el signo político del Gobierno de turno.

USO apoyó, vistiendo de negro los viernes, sus movilizaciones anteriores. Lo que les obliga, por coherencia, a usar las mismas medidas y fuerza ante esta grave situación. Las crisis ponen al descubierto el auténtico valor de los organismos y las personas que los integran.

 

USO EN DEFENSA DE UN AUTÉNTICO SERVICIO PÚBLICO